El pastelero que se convirtió en francotirador


Crédito de la fotografía: Alberto Sicilia

Crédito de la fotografía: Alberto Sicilia

Sus manos, ágiles y precisas, han determinado sus ocupaciones. Antes de la guerra, Mohammad era pastelero. Hoy es francotirador.

Escondido tras un boquete, acaba de encontrar un enemigo por su mira telescópica. Mohammad estira despacio su brazo izquierdo para empuñar con firmeza la parte anterior del rifle. Abre levemente la boca y realiza tres expiraciones. El índice de su mano derecha se posa sobre el gatillo.

******

La guerra en una zona urbana es el reino de los francotiradores. Agazapados tras diminutos agujeros en la pared de cualquier edificio, son imposibles de detectar hasta que disparan. Y entonces, ya es demasiado tarde.

El mayor logro de un francotirador no es matar a su víctima, sino dejarla malherida en mitad de la calle. Antes o después, alguien tratará de ayudarla y se convertirá en un sencillo trofeo adicional. En un descampado del barrio de Izzah yace desde hace semanas el cuerpo sin vida de una niña. A su lado reposa el cadáver del hombre que intentó rescatarla.

En Alepo, las avenidas se cruzan de uno en uno y al sprint.

*****

Dicen que entre todos los combatientes de cualquier guerra, los francotiradores gozan de un macabro privilegio: poder contemplar con detalle los últimos instantes en la vida de sus víctimas.

*****

Mohammad aprieta el gatillo y al estruendo del disparo en la habitación le sigue el sonido metálico del casquillo que rebota en la pared. Con el mismo gesto helado, retira el rifle del agujero, se da la vuelta y nos mira: “Cuando acabe esta maldita guerra, volveré a hacer pasteles”.


Nota: Esta es la segunda entrada de la serie “Retazos de Alepo en guerra”. Puedes leer la primera aquí.

58 pensamientos en “El pastelero que se convirtió en francotirador

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. En las guerras nuestros instintos mas crminales salen a la superficie, nadie te pide responsabilidades por lo que has hecho, espero que tu poca conciencia no te deje descansar.

  3. Particularmente a mi lo que me sorprende de este tipo de historia, es como la mente humana puede en un instante ser un asesino por la causa ( cualquiera no tienen nombre o los tiene todos) y luego acabado el periodo ser un pastelero en este caso, continuar con la vida como si nada.
    En argentina pasaba con los torturadores que luego de la jornada laboral (?) iban a sus casa como si tal cosa.

  4. Seguía tu blog porque amo la ciencia. Pero no comprendo como alguien puede asistir impasible a este espectáculo: hablar con un francotirador mientras ‘ejerce’ su labor. Es tener mucha sangre fría y, dado el lujo de detalles que expones, creo firmemente que estabas allí. He decidido eliminar la suscripción a tu blog. Serás un buen científico, pero primero hay que ser buena persona y tener humanidad. Y tú eres un cómplice.

    • No es un cómplice, es uno más de esas valientes personas que se dedican a mostrar la realidad que se vive en Siria arriesgando con ello su vida. No es su guerra y él no interviene en ella, solo nos conciencia a los demás de lo que ocurre allí día a día, como el resto de reporteros, no creo que digas que son cómplices. Y en última instancia, yo creo que los que nos quedamos aquí de brazos cruzados seríamos igual de cómplices o incluso más.

      • Alguien que asiste impasible a un asesinato es cómplice de él. Una cosa es que vayas empotrado con militares y asistas a tiroteos (está claro que ahí no puedes intervenir). Pero un periodistas (y además, él no lo es, por lo que sé, corregidme si me equivoco) que interroga a un francotirador en el momento en que se prepara a disparar, es un cómplice de todas todas. Eso no es reporterismo de guerra. Aunque te sorprenda, hay unas ‘reglas’ que deben seguirse para hacer un trabajo limpio y que no te remuerda la conciencia. Existe la ética periodística que rige todos estos comportamientos. Pero de eso solo saben los periodistas.

        Y sí, nosotros también somos cómplices por mirar hacia otro lado. Pero eso no es un consuelo ni exime de responsabilidad a los demás. ¿Verdad?

  5. Realmente pensé que el apoyo a causa de los intereses neo-coloniales, traducidos en mostrar simpatías por los extremistas fundamentalistas salafistas en Siria era un desliz del autor, lamentablemente estaba equivocado, a no espro que vayas a mostrar tu apoyo a los fundamentalistas salafistas en Mali o Argelia, que allá son terroristas.

  6. Cuando acabe la guerra ¿volverá a hacer pasteles?

    Espero que no, espero que acabe COLGADO en un patíbulo como todos los que han apoyado a estos ASESINOS.

    Propagandistas de la OTAN incluidos.

  7. Pues mira, Anónimo, en principio la historia es desoladora y debe conocerse por lo curioso de la profesión anterior. Nos hace ver que cualquiera (en teoría) puede acabar recogiendo sus principios, guardándolos en un cajón y entrando en el bando de ‘los malos’, en el lado oscuro (suponiendo que existan malos y buenos, que ya es suponer).

    Lo que intento expresar es que NO TODO VALE para contar una historia. Hay que recoger el testimonio de este hombre. Claro. Pero por el lujo de detalles que el autor da (cómo coloca el brazo, cómo empuña el rifle, cómo respira…) da a entender que estuvo presente en ese instante mismo. ESO ES LO QUE NO VALE.

    Si quieres dar a conocer su historia, entrevístalo y denuncia el hecho de cómo la supervivencia en una guerra cambia a los principios y valores de las personas. Pero no asistas al espectáculo. Porque eso es afán de grandeza.

    El verdadero periodista es un instrumento para sacar a la luz la ‘verdad’ o denunciar injusticias. No es una estrella ni busca el reconocimiento público de los demás. Cuanto menos intervenga y se deje ver, mejor periodista será porque lo que importa es la barbarie, lo desolador de la transformación del ciudadano panadero en francotirador. Así como en cualquier otro reportaje sí hay que estar presente para captar el ambiente, el contexto y para describir a los protagonistas, sus gestos, sus reacciones y transmitir con fidelidad el hecho, aquí no eran necesarios los detalles y podía ahorrarse el espectáculo. Esa es mi opinión.

  8. No señores, un reportero que describe no es cómplice. En una sociedad civilizada intervenir significa poner en conocimiento de los encargados de mantener la paz la realidad de lo que ocurre para que puedan poder tomar una decisión objetiva.
    En nuestra sociedad “civilizada”, hemos puesto el monopolio de la violencia en manos de quién se supone que puede ejercerla, policía y ejercito. Como debe el periodista “parar” o no ser cómplice del francotirador, disparándole a su vez? No puede, solo puede usar la violencia quién está designado para ello. Ignorándole? No debe, ya que como cuarto poder debe informar a la sociedad y a los poderes de lo que ocurre para que estos puedan decidir ejercer la violencia que hemos puesto en sus manos.
    Luego básicamente, como periodista, informar de lo que ocurre es lo que DEBE hacer. Como ser humano, además es imparcial y NO Juzga a la persona, no juzga al ser humano que hace eso…. Si lo hiciese no estaría siendo buen periodista, ni buen ser humano, por otra parte.
    Ya, matar siempre está mal no? Claro que no, si matamos en defensa propia no está mal,o digamos, está menos mal… Y si ese ser humano cree que se defiende, podremos juzgarlo por defenderse? Puede estar equivocado o manipulado…. La pregunta importante que habría que hacerse es : ¿ Ese hombre preferiría estar haciendo pasteles o pegando tiros a través de un agujero? Y entonces que le empuja a esto? Son preguntas sencillas, que no simples.
    Los razonamientos simples, que no sencillos, para solucionar situaciones complicadas suelen hacer llegar a conclusiones estúpidas.
    Siempre habrá quién cuando señales la luna mirará el dedo….. Ánimo Alberto, tu faceta de científico no es cuestionable, la de periodista es impagable y la de ser humano es reconfortante…..
    Creo que lo mejor que puedo decir es gracias, como compañero humano social y político de esos que andamos por el mundo.

  9. ¿Ves? No lo has entendido. Nadie ha dicho que intervenga (faltaría más). Hablamos de no ser cómplice, de no asistir (en este caso concreto que era evitable) a la barbarie. Lo demás que añades no es el tema de conversación (al menos el mío). Y nadie cuestiona la validez como científico de este señor -y menos yo que lo seguía -. Lo que cuestiono es la ética periodística. Que de eso sabemos los periodistas, claro. Porque aquí parece que para ir a cubrir una guerra solo hay que saber escribir y ser valiente. Pero el periodismo conlleva una responsabilidad, pero repito: eso solo lo saben los periodistas.

    • creo que te estás botando el rollo periodista y no es de lo que trata esta entrada…. te respondo mejor en el comentario de abajo…
      y si nos podemos de hablar de ética.. delo que está bien y lo que está mal…. hay mil opiniones… las que tu piensas las pensó alguien antes que tú, y tu las compartes, el periodismo no es una ciencia.

    • De verdad piensas que explicar que un pastelero de ayer es hoy francotirador no es ético? Que no aporta nada de información de lo que pasa, ni la da una dimensión humana a un conflicto inhumano? Y por otra parte, como explicas lo que pasa allí si no? Explícame la falta de ética, no soy periodista, pero me encantaría saber ese argumento secreto que os enseñan en la facultad de periodismo y que el resto de los mortales no podemos entender….

      • Yo aludo a la FORMA, no al hecho en sí. Creo que está explicado en el resto de mis comentarios.

      • Teresa, he leído de nuevo el Post y de nuevo tu comentario… Y te pido disculpas, la duda que planteas es más que razonable. Creo que yo de estar en esa habitación, con el francotirador, mientras dispara también me sentiría cómplice. De lo que no estoy seguro es de si debería sentirme así o no…. Quizás estés en lo cierto y te pido disculpas de nuevo.
        Pd: Yo al menos he distinguido perfectamente los comentario tuyos de los que no lo son….
        Gracias a ti también por hacerme pensar, y darme tiempo con tu paciencia para cuestionarme mi propia opinión.

  10. En primer lugar, no se ha dicho que ese pastelero matara a la niña, sino que se expone un suceso real sin especificar al asesino, por lo que yo entiendo, es una vivencia de Alberto y nos lo cuenta.
    En segundo lugar, para los/las grandes defensores…. ¿qué hacen en España que no intentan remediar nada?? ¿¿Quejándose de que Alberto es cómplice??? venga ya por favor… yo creo que Alberto lo que ha intentado es ponernos en situación y mostrarnos como son las REALIDADES. ¿Que no te gusta Teresa? a mi tampoco la verdad, pero creo que estás quejándote y reprochándole a Alberto cosas que no están en sus manos cuando tú estas aquí sin hacer nada… Alberto solo nos ha mostrado una realidad y yo le animo a que siga así con su blog, porque por triste o fatídico que sea, son realidades…. La verdad que no suelo comentar, solo leer, pero al leerte Teresa me han entrado ganas de escribir… pienso que lo has malinterpretado, y bastante.

    A resumidas cuentas:
    a) existe una realidad
    b) es mala
    c) nos la están dando a ver
    d) ojalá no fuera así, como pensamos todos los que estamos escribiendo aquí.

    Pero es que es así, así que Teresa, mi humilde opinión es que aprendas a medir tus palabras y tu comprensión lectora, que no te gusta leerlo pues no lo leas…. pero este blog no se caracteriza por ser un blog tipo: “opio para el pueblo”, por favor……. eso deberías tenerlo claro! lo que pasa allí es una realidad como una casa por cruel y dura que sea, y si no lo quieres ver no lo veas, y si quieres sacar argumentos de la carrera de periodismo sácalos… pero eso no cambia nada…

    Pienso que Alberto nos ha mostrado y ha escrito este post de todo corazón para concienciarnos de lo que pasa allí, y además creo que lo ha hecho sin ninguna maldad.

    Un saludo

  11. Joel, te respondo con todo el respeto del mundo y me gustaría recordar que los que escriben públicamente se someten a recibir las opiniones de los demás. Y las opiniones son libres.

    1. Nadie presupone que matara a la niña. Solo que estaba ‘ejerciendo’ de francotirador con Alberto como testigo. Nada más y nada menos.

    2. Tú no sabes qué hago yo o dejo de hacer, ¿o sí? No presupongas.

    3. Yo tb le animo a que siga con su trabajo, una cosa no quita la otra. Solo expreso mi opinión libremente y con respeto porque lo que leo hiere mi sensibilidad y porque me causa cierta decepción. Ya digo que como científico este señor me parece estupendo.

    4. Si lo he malinterpretado y no estaba allí en ese instante, pese a lo exacto del detalle en la descripción, entonces no hay discusión que valga. Porque ESE punto y no otro es de lo que hablo.

    5. A mi comprensión lectora no le pasa nada y mis palabras están bien medidas. Lo he dicho todo con respeto y educación.

    Y, por último, POR SUPUESTO que opino que este señor no ha escrito nada con ningún tipo de maldad. Pero eso no quita que quiera expresar lo que pienso y que haya herido mi sensibilidad por muy bien escrito que esté su post. Que lo está.

    Lamento que a vosotros os hieran mis comentarios, porque veo que lo apreciáis. Y seguramente mis palabras en persona no sonarían igual. Pero existen otras opiniones y hay que respetarlas. ¿Se trata de eso, no?

  12. ¿Que más hace falta para que algunos se den cuenta de que estamos viendo a un pueblo que se ha alzado en armas contra un dictador que pretendia masacrarlo? Según parece algunos hubieran visto bien que se hubiera dejado aniquilar mansamente por los sicarios de la dictadura. Una dictadura cruel, neoliberal y reaccionaria que mantenia sus privilegios mafiosos mediante la opresion.

    La vida de los sirios y su libertan para ellos no valen nada. Lo unico que vale es su reaccionaria visónn de un antiimperialismmo de salon, de una politica de bloques sin bloques. Un rancio y delirante eco de la guerra fría donde se sacrifican los fines, la emancipación y la libertad de los seres humanos, a una mezquina y delirante visión del mundo.

    • ¿En que mundo vives chaval?, Lo que contemplamos en Siria no es un levantamiento popular intentando derrocar una tiranía, es un país luchando contra el colonialismo Europeo vía OTAN-Mercenarios. ¿Quién arma, entrena y financia a tu amada FreeSirianArmy?, ¿Pregúntales a los Libios que tal les va ahora? ¡Ah, claro!, que el apagón informativo es total. -“reaccionaria visión de un antimperialismo de salón” Comentarios como este solo pueden provenir del ignorante mas autosatisfecho o de un autentico HP.

      • ¿Levantamiento popular cuando media Arabia está en Siria armada por las monarquías petroleras? Que ya van 5 jihadistas melillenses muertos en “Siria” luchando… ¿por la libertad dices? Más bien por las vírgenes que esperan en el paraiso a los martires.

        Que se sea crítico con el gobierno sirio, no implica que se deba apoyar a esta panda de fundamentalistas salafistas que trata de imponer un emirato islámico en una Siria hasta ahora laica y en la que convivían diferentes cultura y religiones. ¿Principales valedores de estos “freedom fighters”? El islamista gobierno turco (ese mismo que se dedica a exterminar kurdos), y las muy democráticas monarquias absolutas del Golfo Pérsico. Ah, y Francia, que financia en Siria a los mismos jihadistas que dice combatir en Mali. En un sitio son buenos, en otros malos, como los talibanes en su tiempo, que eran buenos cuando luchaban contra el gobierno de la república popular de Afganistán, y malos cuando luchan contra los invasores de la OTAN.

        ¡Cuanto hipocresia, da auténticas nauseas!

        Y toda la razón a Teresa; un periodista no puede tomar parte en un conflicto, y tomar parte significa ir montado en un tanque, acompañar a un francotirador mientras se dedica a asesinar cobardemente, o ir de la mano del que va a poner una bomba. ¿Si fuese un francotirador del IRA, por ejemplo, de verdad los mismos que ahora lo justifican lo justificarían en tonces?
        Si las tropas sirias dispararan contra la posición del francotirador y el periodista muriera, el único culpable sería él mismo, y no se trataria de una baja civil, ya que al igual que los “reporteros militares” empotrados en el ejército desde tiempos de la 2a Guerra Mundial, se considera a los mismos como combatientes o personal militar ya que su labor es propaganista (y al menos entonces tenían la decencia de vestir uniforme).

        Por cierto, ¿Recordais qué malos eran los francotiradores serbo-bosnios en Sarajevo? A esos nadie los acompañaba ni contaba si antes eran panaderos, pasteleros, o atendían a niñitos enfermos. Que ya es ridículo lo del francotirador “pastelero” y no hay quien se lo crea, suena a auténtica basura de propaganda de tan “dulce” que pretende ponernos al “francotirador” al panadero al que la guerra convirtió en francotirador. Un francotirador necesita un entrenamiento; a un pastelero no se le da una escopeta de francotirador (¿de dónde ha salido el fusil? responder eso sí sería periodismo) y ya se le convierte en un experto asesino.

  13. Comentarías con igual imparcialidad y sin hacer nada al respecto como un etarra pone una bomba en un coche, y esperarías cerca para poder contar imparcialmente como salta alguien en pedazos?

  14. Hay agradecerle precisamente la imparcialidad a David. A mi se me enceendería la sangre e incluso me hubiera alegrado si el francotirador rebelde hubiera acertado.

    Resulta muy dificil mantener la calma cuando ves casa bombardeaadas, familias enteras degolladas, todo para conseguir aumentar el terror entre la poblaciób civil en el Alepo liberado de la dictadura de los Assad.

  15. Fenomeno Principia Marsupia, pasaras a la historia por el relato de Mohamed, el pastelero-l francotirador rebelde mata niñas . Periodismo del bueno . Lo siguiente sera “a que huelen las nubes en Alepo ” , lo que pensaba cuando lei tu primera entrada, en este medio y con este publico no creo que puedas mas escribir algo con mas sustancia periodistica

  16. la diferencia con los francotiradores de los paises no islamicos, es que para éstos, por supuesto no matan niñas y es su trabajo, que para algo son soldados profesionales.

    por el contrario, para los islamistas que tanto adora el que ha perpetrado el articulo, no es un trabajo sino algo ordenado por alá, y sí que matan niñas.

    a ver para cuando un relato tan elogioso como éste de los francotiradores islamicos, pero sobre los francotiradores de paises occidentales, incluidas australia y nueva zelanda.

    algo me dice que no lo voy a ver, y si lo veo será para tratarlos de asesinos como minimo.

    asi que ya ves, va de cientifico ateo (con la religion catolico-cristiana, por descontado) pero adora a los islamistas que hacen cosas que les ordena su profeta…

    menudo cacao mental.

  17. Alucinaciones, lenguaje inconexo…nose , no se.

    El unico cacao mental es de los que ven niñas donde no las hay. Estos pobre y simples amantes de las dictaduras se creen que repetir una mentira cien veces hace una verdad.

    Estas son sus tacticas, las mismas que las de la propaganda oficial de la dictadura. Los unicos que si ven niños son los torturadores del tirano, los ganster Shabisa . No olvidemos que la rebelion empezo porque unos niños escribieron con tiza en una pared “que caiga el regimen”. Fueron etenidos y torturados y cuando sus padres preguntaron por ellos fueron humillados y los torturadores les dijeron que hicieran otros hijos y si no podian que ellos estaban dispuestos a a hacerselos

  18. Ya ves David, estos son los antiimperialistas. Puede haber dudas , los rebeldes no son monoliticos, y tambien nos podemos encontrar con actos reprobables en sus filas.

    ¿pero se puede responsabilizar a un pueblo que se alza despues de tantos años de tirania? ¿Se pueden aguantar tantas calumias, tantas mentras sin indignarse? Yo creo que no.

  19. Quedo muda, pensativa…tanta violencia siempre presente en la raza humana…en tantas situaciones…de tantos tipos….penosos seres humanos…

  20. Me gusta tu estilo literario, en el texto de la entrada y en como aguantas estoico los chascarridos de los comentarios anónimos. ¡Que acabe la matanza en Siria!. saludos

  21. Que lindo relato. Como se ve la humanidad en medio de la barbarie, “Cuando acabe esta maldita guerra, volveré a hacer pasteles”.
    El punto humano y sensible es lo que de verdad te llega.
    Lo que no sabemos es si el pastelero forma parte de las hordas asesinas del malvado dictador sirio o es un componente del ejercito libertador que lucha por la democracia y la libertad del pueblo liquidando niños mientras espera que aparezcamos los también defensores occidentales de la democracia y la libertad o sea la OTAN, alabados sean sus aviones de alta tecnología y los marines y fuerzas de élite americana, capaces de derribar entre ambos las mas feroces dictaduras.
    Pero bueno, mientras aparecen nuestros blancos caballeros, que siga el pastelero a lo suyo.
    Que sensibilidad humana la del artículo, que delicadeza en medio de las macabras matanzas, del malvado dictador, claro.
    Que dulzura en la mirada del niño… bueno esto era de un post anterior, pero no digais que no es dulce la narración cuando el protagonista es pastelero ¿que no?.

  22. Pingback: Periódicos sesgados, panaderos asesinos y la peor predicción de la historia « Maven Trap

  23. Tu labor como periodista, también es investigar, dar estadísticas, etc, que haces relatando algo que se puede saber de cualquier medio?, si has arriesgado tu vida, que significante puede ser los datos que publicas? me parece no muy sustancial!

  24. Pingback: SIMAD UNIVERSITY

  25. Pingback: http://realestateagentmar.wixsite.com/marketing-agent-seo

  26. Pingback: Contracts

  27. Pingback: Pendaftaran CPNS Kemenkumham

  28. Pingback: DMPK Services

Deja un comentario