Respuesta de una lectora hermosa, libre y valiente

Fotografía de la lectora en cuestión. Una mujer hermosa, libre y valiente.

Fotografía de la lectora en cuestión. Una mujer hermosa, libre y valiente.

Empiezas un blog y acabas descubriendo, un año después, que la magia existe.

Para este humilde blogger, Kurt Vonnegut es su referencia. Y Vonnegut decía que para escribir un texto que respire, es necesario que su autor tenga en la cabeza a una persona en concreto a la que se dirige. Si escribes pensando en todo el mundo, tus líneas morirán de asfixia.

Descubrí la carta de Amelia Earhart y decidí publicarla pensando en una mujer. Estaba convencido de que ella también podría haber escrito esa carta. Pero nunca nunca me gusta decir a quién está dedicada cada entrada. Tampoco se lo dije a ella.

Esta mañana al despertarme, me he quedado helado cuando he abierto el email y me he encontrado con un mensaje de, precisamente, esa persona:

Me siento exactamente igual que Amelia, en cada coma, en cada trazo, en cada pensamiento que le dedica a su futuro marido. Y todo ello en un marco del amor mejor entendido.

Encima se casaron un 7 de febrero de 1931. Para que luego en otro 7 de febrero de 1982 naciera yo, que este 7 de febrero haga yo 31 años.

El mejor regalo, de esta semana, ya te digo que ha sido esta carta.

Soy incapaz de recordar el cumpleaños de nadie y eso me ha causado algunos problemillas (cf. exnovias enfurecidas). Así que gracias a ti, por descubrirme que la magia existe.

18 pensamientos en “Respuesta de una lectora hermosa, libre y valiente

    • No es esa fecha la que me afecta, pero sí el mes de diciembre del año 1930, más exactamente, el día 20…fecha en que se casaron mis abuelos maternos. Y no lo supe hasta mirar papeles,documentos antiguos, desconocidos para mí hasta entonces…y cuál no es mi sorpresa cuando compruebo, que yo me casé justo cincuenta años después …el mismo día y mes que ellos, y sólo tuve una hija sola…igual que mis abuelos. Casualidades de la vida.

      • No existen las casualidades, te aconsejo leerte este libro, te soprenderá…;)

        ANNE ANCELIN SCHÜTZENBERGER
        ¡AY, MIS ANCESTROS!
        Ed. alfaguara

        Vínculos transgeneracionales, secretos de familia, síndrome de aniversario, transmisión de traumatismos

  1. A mi lo del calendario Gregoriano me viene mal, soy musulmana y vivo en 1430 y pico…
    Nunca leí una cosa más hermosa que la Carta de Amélia , y si ha recibido esa respuesta, le deben de amar mucho… ¡De gracias a Fortuna!

  2. Me encantan estas cositas que nos brinda la vida!!! Hay tantas personas bonitas en este mundo….lo único que tenemos que hacer es compartir y sonreir!
    La carta, preciosa! Tengo la suerte de sentirme identificada. No escribí ninguna carta antes de casarme, será qué no tengo fecha,jijiijj….pero me siento feliz con mi compañero y plena! te da miedito cuando hablas estas cosas por primera vez, pero cuando lo sientes y va acompañado de una mirada pura….es precioso! tú y yo, libres y juntos, esta gran aventura que le llamamos vida! DISFRUTEMOS!

  3. “Vonnegut decía que para escribir un texto que respire, es necesario que su autor tenga en la cabeza a una persona en concreto a la que se dirige. Si escribes pensando en todo el mundo, tus líneas morirán de asfixia.”. Gracias a Vonnegut y a ti por una reflexión tan … lúcida.

  4. También yo mañana cumpliré 31 años y también me ha encantado la carta. Cuanto nos gusta enjaular el amor y exprimirlo. El amor es libre, si no deja de ser amor.
    Gracias.

  5. Lástima que desapareciera tan pronto Amelia Earhart. No sabemos qué hubiera pasado. Las tradiciones, los convencionalismos, la educación, etc., nos han hecho mucho daño y creo que mucho más a las mujeres, por eso lo que más me impresiona de esa carta es que en esos años esta mujer tuviera tan claro los caminos a recorrer en su vida. Eso de “yo de quiero libre” es muy fácil de cantar y de decir por hombres y mujeres pero muy difícil de respetar. De todos modos creo que somos muchas las mujeres que pensamos como Amelia. La lástima es, que aunque dijimos de viva voz lo que queríamos al casarnos no lo dejamos escrito y todo quedó en el aire: Con el paso de los años tuvimos que recordarlo una t mil veces hasta llegar a decidir nuevos caminos con el divorcio precisamente por por esa ausencia en las consideraciones habladas pero no escritas.
    Hoy caminamos tranquilas, pero muy solas…

  6. Se ve que la cosa va de casualidades… he ido a echar un vistazo a la bio de Vonnegut y resulta que nació el mismo día que yo 11/11… además también se repetía el número en el año (19)22, al igual que en el mío (19)77.

    Casualidades aparte (dicen que las casualidades no existen) enhorabuena por el texto y gracias por trasladar ese consejo de escritor. Conscientemente o no, todos los textos tienen un destinatario ideal, aunque a veces sea el propio autor.

    Un abrazo

  7. Pues ya estoy cumpliendo 23 años de pareja feliz, despuès de haber sido madre por cuarta vez en mi primera ronda….
    Somos viejos setentones ya, pero con alma de jòvenes amantes y compañeros inseparables. Frente al mar, solos, lejos de familia y problemas terrenos, cada dìa renovamos nuestro amor mas solido y divino…
    Hoy 7 de febrero, hace 23 años, comenzamos los dos una vida nueva.. realizando cada uno nuestros anhelos, escribir, pintar, devorar libros y beber cada dìa los amaneceres y atardeceres de ensueño frente al mar….
    Mis hijos y demàs familia, son felices viendo nuestra felicidad.que indirectamente disfrutan con nosotros…
    HA, este bendito 7 de febrero ha sido para los dos, el descubrimiento de un nuevo mundo, una nueva vida, un nuevo camino hacia el final……
    ..

  8. Amelia fue una mujer fuerte, libre, valiente. Una pionera que luchó por la dignidad de las mujeres y que nos abrió muchos horizontes para que siguiéramos volando sin límites.
    Desde hace unos años tengo una unión fuerte con esta mujer, que sería difícil explicar aquí.
    Esta libertad también le propició sufrimiento, por la continua exigencia que se tuvo hacia sí misma, y por no haber podido devolver el agradecimiento a su esposo y todos los hombres que le apoyaron y quisieron. Murió antes, gélida, en la persecución de una meta. Y en ese momento sólo quería volver a los brazos del amor y vivir en ellos la libertad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>