Por qué siempre elegimos el carril más lento en un atasco


traffic-jam-1024x675

Crédito de la fotografía: AP

Algunos afortunados agarraréis el coche mañana y os iréis de vacaciones. Tengo una mala noticia para vosotros: si os encontráis con un atasco en la autovía, tendréis la impresión de haber elegido el carril más lento. Inevitablemente veréis cómo se mueven los coches de la otra fila mientras vuestro carril sigue parado.

Esta no es un maldición que os deseo porque yo tenga que trabajar en agosto.

En realidad es un error de la percepción que se puede explicar matemáticamente. Vamos a llamarlo “Teorema del Atasco” y dice así:

Teorema del Atasco

Si te encuentras con un atasco en la autovía, elijas el carril que elijas, siempre tendrás la impresión de haber elegido el carril más lento.

La explicación es sencilla: en un atasco, estés en el carril que estés, siempre vas a pasar más tiempo viendo cómo te adelantan los del otro carril que tú adelantandoles. Y como pasas más tiempo viendo cómo te adelantan que tú adelantando, llegamos a la errónea conclusión de estar en el carril más lento.

Vamos a verlo con un ejemplo. He sacado este gráfico del delicioso blog de Paul Krugman:

carretera

Aquí están los dos carriles A y B de una autovía. Los zonas naranjas representan los tramos donde los coches se mueven rápido y las zonas azules corresponden a los tramos donde los coches se mueven despacio. Tanto el carril A como el carril B, tienen 2 zonas naranjas y 2 zonas azules.

Vamos a suponer que en los tramos naranjas (rápidos) los coches circulan a 60 km/h y tardan 1 minuto en recorrerlo. En los tramos azules (lentos) los coches circulan a 6 km/h y tardan 10 minutos en recorrerlo.

Elijamos el carril que elijamos, pasaremos 20 minutos viendo cómo nos adelantan (los dos tramos azules) pero sólo 2 minutos adelantando (los dos tramos naranjas).

Como pasamos más tiempo viendo cómo nos adelantan que adelantando, siempre tenemos la impresión de haber elegido la fila más lenta.

Para los amantes de las matemáticas: los problemas relacionados con el tráfico son un campo de investigación fascinante. Por ejemplo se puede probar que, en determinadas circunstancias, añadir un carril adicional en una autovía hace que el tráfico sea más lento (¡aún cuando no aumente el número de coches!). Este teorema se conoce como la “paradoja de Braess” y quizás deberíamos explicársela a algún insigne político español.

Felices vacaciones a quienes las tengáis y recordad: en un atasco, inevitablemente, los malos ratos son más largos que los buenos.

27 pensamientos en “Por qué siempre elegimos el carril más lento en un atasco

  1. Una muy buena explicación. Aunque no todos los atascos se pueden reducir a un esquema así, se demuestra que hay relaciones intuitivas que nos parecen obvias sin ser muy afortunadas que digamos, como esta relación entre el tiempo adelantando/siendo adelantado y la velocidad. Un minuto adelantando es menos que 10 minutos en que nos adelantan, y de ahí inferimos que vamos más lentos, aunque la velocidad final en realidad sea la misma en ambas filas. Esto ocurre porque en nuestra vida cotidiana no actuamos como científicos, sino que reducimos nuestro análisis a lo único en que nos fijamos, en este caso el tiempo que es la magnitud que apreciamos de forma más inmediata, y no nos fijamos ni en el espacio recorrido ni en el número de coches adelantados (que es algo que habría que contar o medir activamente). Si nos fijáramos en esto último veríamos que al adelantar pasamos muchos más coches por unidad de tiempo, de los que nos pasan a nosotros cuando somos los que estamos esperando, porque la fila que se mueve (el tramo naranja del esquema) los coches están más espaciados de los que están en la fila parada o que discurre más lenta (la azul). Al final pasamos/nos pasan igual de veces, aunque el fijarnos exclusivamente en el tiempo, e inferir de ahí el resto, la conclusión parece otra. Adelantamos menos tiempo del que nos adelantan, sí, pero cuando adelantamos lo hacemos a muchos más coches en el mismo tiempo, por lo que al final da igual qué carril cojas.
    Esto por supuesto se añade a la sensación que tenemos todos de que la ley de Murphy rige nuestro universo personal, un hecho que se basa en el fenómeno de la percepción/memoria selectiva: nos fijamos más en ciertos hechos que en otros, y no los valoramos por igual. Cuando llevamos un rato parados y cabreados, notamos más que estamos parados, que lo que nos fijamos y recordamos que nos movemos, que es algo que la memoria por ser algo más normal, no registra. En general todas las cosas relacionadas con la buena/mala suerte, como ésta, se reducen simplemente a esto, aunque en ciertos casos como este hay otros motivos de peso.
    Y hay todavía otro motivo más por el nos parece ser siempre los más lentos, aunque en este caso sí es correcta la percepción. Por lo general se va más lento cuanta más gente va por el mismo camino, y por tanto la mayor parte de la gente tendrá la sensación de ser de los que siempre van más lentos, porque es el hecho de ser mayoría los que hace que estén en el grupo de los lentos. La mayoría va más lenta que la minoría. Piénsese por ejemplo cuando se comparan las dos direcciones de una carretera: la tuya casi siempre es la más lenta, pero no porque tengas mala suerte, sino porque el hecho de que tú estés en esa dirección ya hace que esa dirección vaya más lenta que la otra. Tú, y el de delante, y el atrás, y cada uno en la fila. Luego en parte y en ciertas ocasiones sí que es cierto que el ponerte tú en una fila hará que esa fila sea la más lenta.

  2. Eso no explica porqué siempre el autocar de la Sepulvedana me adelanta y se pierde en el horizonte … sin que yo lo vuelva a pillar … oigausté.
    Saludos.

      • Agree, yo los llamo los izquierdistas subnormales que atascan Madrid en operación salida-entrada

  3. Muy adecuado análisis. Sobre las incesantes complicaciones que caen sobre el ciudadano que viaja en busca de su felicidad y la de los suyos… y es presa de una trampa. Esta sociedad está llena de trampas, nos las ponen para dificultarnos la felicidad o para impedírnosla totalmente. El coche se inventó en el S XIX para hacer fácil y sin esfuerzos el transporte entre grandes distancias. Al principio (hasta la mitad S XX) se consiguió pero llegaron los atascos porque el sistema económico capitalista en el que se desarrollaba se caracteriza por la producción en masa. El coche se convirtió muchas veces en un sufrimiento: los atascos.
    Para vencer las dificultades del camino viene bien una buena preparación mental. Muchas gracias Alberto por esta aportación, habla de lo que nadie habla, no solo esto de la desolación del carril elegido para avanzar más rápido que casi siempre acaba siendo el más lento. Sino por el tema de fondo: los atascos. Por eso está en este rincón alejado, el que se reserva para los que destapan los diversos agujeros del sistema, las vías de agua, los palos en las ruedas del progreso que nos venden a diario. Nos venden los coches con el palo en la rueda incorporado.

  4. Es más. Hice la comprobación hace años. Atasco en la A3 vía Valencia, desde Madrid. Dos coches, uno por el carril izquierdo y otro por el derecho, sin cambiar. El atasco se acaba, como siempre, en la bifurcación hacia Alicante. El del carril derecho le sacó 80 km de distancia al del carril izquierdo. Las teorías matemáticas están bien, pero siempre bajo unas condiciones concretas. Después hay que ver las condiciones reales de la carretera y las tendencias de los conductores. Y las condiciones dicen que el carril derecho tiene las salidas y las entradas y las tendencias que el carril izquierdo está para adelantar. En cuanto hay movimiento, la tendencia es dejar el carril derecho libre y ocupar el izquierdo, teóricamente más rápido, lo que abre mucho espacio para el paciente que sabe esperarse en el carril derecho cuando hay un atasco descomunal. Otro consejo. Cuando veais pararse la carretera en un atasco, antes de tener que parar, cambiaos al carril derecho y veréis que siempre se para más tarde que el izquierdo.

    Y el que conduzca habitualmente por la M40 de Madrid, lo sabrá, todo el mundo se agolpa en el carril de en medio y el de la izquierda, dejando la derecha libre. Por comodidad, por supuesta solidaridad con los que entran y salen. Porque es para coches “lentos”. Pero luego no hay apenas diferencia real de velocidad entre carriles y provoca pelotones absurdos con el carril derecho siempre más vacío.

    • Totalmente de acuerdo contigo. Yo no hago cálculos matemático, me limito a recordar una furgoneta o camión, al que puedo controlar desde lejos, tanto por delante como por detras, justo en el momento en que quedo atascada, y si no cambia de carril y la cola es larga, en contadas ocasiones se llega a la par. Es una de mis obsesiones desde pequeñita….que se le va a hacer….

    • Como me tocan las pelotas los que se quedan en el Izquierdo diciendo la carretera es mía, y luego encima se molestan cuando hay una fila de 15 coches en la izquierda esperando a pasar un camión y tu vas y adelantas por la derecha.

  5. …. Cuando veais pararse la carretera en un atasco, antes de tener que parar, cambiaos al carril derecho y veréis que siempre se para más tarde que el izquierdo….
    jejejeje eso ya lo va sabiendo la gente y lo habitual cuando se vislumbra la retención es cambiar al derecho.

  6. Sí, pero siempre que me meto en un atasco me fijo en un coche en particular que esté a mi altura pero en otro carril, y siempre acabo viendo cómo ese coche y varios subsiguientes salen del atasco antes que yo. Por lo tanto ya no se trata de un tema de simple percepción, sino de que efectivamente elijo el carril más lento. Lo que viene siendo el “Teorema del Gafe”.

  7. Cuando voy a pagar en el supermercado. En qué cola me pongo? Da igual algo pasará que será la que
    Se mueva más lenta. O se van a por cambio o al de delante no le funciona la tarjeta de crédito. .. esto se explica también con la ley de Murphy?? O es simplemente gafe??? Gracias.

    • En este caso, similar al de los atascos, ocurre que cada semana, cada mes, puede ser peor que el anterior. Si vas a la hora de comer, hay poca clientela pero a veces la cajera la han puesto a hacer otras tareas, es cajera-reponedora-limpiadora-solucionadora de lo que surja. Cada vez menos trabajadores y más clientes. Ganancias para los dueños, salarios a la baja para los trabajadores e incomodidades mil para los clientes. Es el capitalismo en los tiempos de la indefensión social, en lo que estamos. Así que cosas de estas, y las que vendrán, será el pan envenenado que nos darán cada día.

  8. Por la misma o parecida razón, según cumplimos años estos se nos hacen más cortos. Quien no ha exclamado alguna vez eso de: “Cada vez el tiempo pasa más deprisa”. La explicación es bien sencilla: para un niño de 10 añños un año es la décima parte de su vida; para un anciano de 80 la proporción es mucho más corta.

  9. Me he fijado en los coches y matrículas yo también, y aunque una cola vaya más rápida, cuando llegamos a un bar por ejemplo, me he dado cuenta de que la diferencia en tiempo entre los de cada cola, es de unos minutos, aunque haya diferencia de espacio.
    Lo importante aquí es no ponerse nerviosos, cosa que provoca accidentes, sino darse cuenta de que podemos conducir más tranquilos porque al final no obtenemos ningún gran beneficio comparando con el riesgo que corremos.
    Me comentaba un amigo, que en EEUU, si la señal recomienda a 80, van todos a 80 y si recomienda 100 van todos a 100. Se puede ver en las pelis, como van todos juntitos, que los únicos que corren son el malo huyendo y el bueno persiguiéndole…o la revés.
    Si fuésemos más tranquilos, seguramente llegaríamos todos más temprano, pero nuestra prisa solo consigue que nos retrasemos todos.
    ¿Y el “Teorema del gafe”? Es solo cuestión de pensamientos. Piensa lo contrario: que saldrás pronto, que cuando conduces, ese día los conductores que te acompañan son buenos como tú, que puedes aprovechar una cola de gente para charlar con tus vecinos de cola, y que tienes sentido del humor. Pues curiosamente, va sucediendo. Lo tengo comprobado desde hace años. Por alguna razón, estamos todos conectados y no somos independientes los unos de los otros, si fuese así ¡la raza humana se habría extinguido!, y lo podemos llamar el “Teorema del afortunado” jeje.

  10. No me convence. En la cola del sùper pasa lo mismo y en ese caso la velocidad es la misma!!! En los atascos para ver realmente como vamos hay que tomar un coche-referencia en el carril de al lado. Suele ser una buena guía, especialmente si conduce una chica interesante.

  11. hola alberto,
    desconocía la “paradoja de Braess”, pero lo que sí te puedo garantizar que es nefasto para la circulación es el diseño de la A2 entre Lleida y Barcelona: una vía de 2 carriles que pasa en múltiples tramos (no muy largos) a ser de 3. Y lo que sucede es que, cada vez que el 3er carril (el que está más a la izquierda) se termina, se monta un peligroso follón por los coches de ese carril que se quieren incorporar de nuevo al 2o carril.
    saludos
    pep (de Tilmun)

  12. Creo que el punto de partida es incorrecto: No creo que en un atasco, si es un atasco realmente, en unos tramos se vaya más deprisa y en otros más despacio. Si el carril está colapsado por un accidente y hay un cuello de botella, el flujo de coches será X y los carriles que confluyan en él tendrán el mismo flujo (menor que X) a no ser que la poli o la situación del cuello favorezaca más a un carril que a otro. Herpes.

  13. Los atascos serían menos si:
    1.- Cuando hay un accidente no se quedara la gente embobada mirando y despacito. A veces provocan a su vez otros accidentes por alcance (incluso en el sentido contrario)
    2.- Nos enteráramos todos de una vez que cuando hay un estrechamiento (por accidente, avería, obras, …) hay que facilitar el cambio de carril, intercalándose un coche de cada carril. Como lo que hacemos es aproximarnos al de delante para que no pasen los del carril de al lado, aumentamos el efecto del atasco.
    3.- Los “listos” no utilizaran los carriles de aceleración de las incorporaciones para adelantar por la derecha a los que están parados. ¡Y cuántos listos tenemos en nuestras carreteras! ¡Son de listos …! ¡Y uno tan tonto!
    4.- Con mucho tráfico, y teniendo todo el derecho del mundo a hacerlo, los que adelantan a 91 km/h al camión que va a 90 km/h no lo hicieran, pues molestan y mucho. No sería descabellado pisar un poco el acelerador para contribuir a la fluidez del tráfico. Es el motivo de que se formen largas colas en el carril izquierdo, provocando a los “listos” para que adelanten por la derecha y pasen los primeros colándose en el último momento en el carril izquierdo aprovechando algún hueco mínimo entre coches (y haciendo frenar aun más a toda la cola)
    5.- Conducir en este país cuando hay un poco de tráfico no se convirtiera al final en una especie de competición en la que te tienes que estar defendiendo todo el tiempo de “listos”, torpes, lentos y fitipaldis. Cuando sale uno a países civilizados (de verdad) se le cae un lagrimón cuando le facilitan una incorporación a la autopista o le ceden el paso educadamente o le hacen un gesto de agradecimiento cuando lo hace. Aún nos falta bastante camino que recorrer en materia de educación y respeto a los demás.

    En fin, que totalmente de acuerdo con que la percepción de que vamos en el carril más lento es tan normal como falsa. Pero si tuviéramos un poco de educación los atascos serían menos y muuuuucho más llevaderos.

    Saludos,

    Efer.

    • Efer, en Tenerife todavía la gente es amable, a veces en exceso, al punto de parar a los que llevas detrás para dar paso a otro. Incluso si no cedes el paso te miran mal. Cada zona tiene sus particularidades, pero es cierto que hay cosas de las que nos beneficiamos todos si lo hacemos por los demás. El egoísmo es la lacra de esta época, en la que no se consigue el beneficio de uno, sino el atasco de todos. Pero espero que cada día seamos más conscientes.

  14. La mayoría de los atascos de fin de semana se produce por la presión del loby transportista a las autoridades. Es normal ver en los atascos camionazos, cosechadoras, vehículos especiales etc etc etc.
    Si se quedaran en casa sin poder circular los fines de semana, como se hace en el resto de Europa, la circulación sería infinitamente más fluida.
    Donde hay un camión podrían caber 50 personas en un autocar.

  15. Italo Calvino tiene una serie de cuentos deliciosos relacionados con atascos, publicados en español el volumen “Tiempo cero” (Minotauro).

  16. Pingback: Por qué siempre te toca la cola más lenta

Deja un comentario