Una ciudad bajo el toque de queda

Principia Marsupia desde El Cairo

noche-cairo

Crédito de la fotografía: AP/Maya Ayyeruzzo

Las noches deliciosas de té y shisha entre amigos ya no existen en el Cairo. Las risas y el bullicio de sus madrugadas son ahora vacío, silencio y oscuridad.

Y es que, la noche del Cairo tiene nuevos dueños.

A la caída del sol, los comerciantes recogen apresuradamente sus mercancías. Pocos minutos después aparecerán los blidados con ametralladoras que cierran las entradas de las avenidas. Ningún civil puede permanecer en la calle a partir de las siete de la tarde.

Apenas diez kilómetros separan el aeropuerto del centro de la ciudad. En ese corto trayecto, debemos atravesar ocho check-points del ejército. Jóvenes militares, ataviados con fusil, casco de combate y chaleco antibalas, repiten el tétrico ritual en mitad de una autopista a oscuras: 1) “¿Seguro que usted es periodista? ¿No será usted un espía?” 2) “Abra la maleta y enséñeme todo lo que lleva.” 3) “¿Eso es una cámara? Muéstreme todas las fotografías que tiene usted en la tarjeta”.

Y luego, cambiando su tono desafiante por una amplia sonrisa, “Bienvenido a Egipto, señor. Que tenga una feliz estancia”.

En sus casas, los cairotas se arremolinan en torno a televisiones que repiten, una y otra vez, que el país se encuentra en estado de guerra contra el terrorismo. El ejército sabe que para mantener el poder necesita del miedo y la paranoia.

Los generales han robado El Cairo. Las calles siguen aquí, pero su alma se ha evaporado.

Nota: puedes seguir nuestro viaje al Cairo en la página de Facebook de este blog.

17 pensamientos en “Una ciudad bajo el toque de queda

    • Información? Cuánto tiempo lleva ese tío allá? Tiene alguna idea de árabe? Sabe algo de la ideología totalitaria de los Hermanos Musulmanes, o por qué la oposición a su gobierno provocó las manifestaciones más multitudinarias de la historia de Egipto, o qué han estado haciendo desde entonces? Si de verdad quieres información, busca a los blogueros egipcios, que no están allá de paso y están mucho mejor enterados… y a los que el fanatismo, la intolerancia y la violencia de una minoría preocupa bastante más que el toque de queda.

  1. Duró muy poco en pantalla el post anterior “6 claves para comprender las armas químicas y Siria”.
    Eso de ¿No será usted un espía? parece sacado del chacarrillo “Disculpe, es usted bombero…? Lo digo por el casco, la careta, la manguera, las botas, el cinturón de herramientas, los correajes, los guantes, el chubasquero, el hacha, … etc.
    Otra cosa tal vez o talvez, no tengan, pero guasa, eso si que tienen los egipcios.
    Mira que preguntar en un control de carretera ¿No será usted un espía?… es cachondeo puro.

  2. Ah, porque asaltar puestos de policía e edificios institucionales, bloquear puentes y carreteras, atacar hogares, escuelas e iglesias cristianas y destruir bibliotecas y museos (todo ello, en nombre de una ideología totalitaria y excluyente) no es terrorismo?

  3. Que valiente eres, Alberto,yo ahora no iría a Ejipto ni harta de Moriles.
    Estoy segura de que tu tiempo será muy fructífero y nos darás mucha información de primera mano y con tu proverbial inteligencia será un placer leerlo.
    Además de toda la tragedia que están montando, que es muy doloroso, me molestó el asalto a las iglesias católicas, ¡con lo que nos cuesta a los españoles todas las mezquitas que les estamos haciendo! >:(

    Cuídate mucho, los que seguimos tu blog te acompañamos en tu aventura.

    Un saludo cariñoso.

  4. Está claro que la deriva de Egipto la comanda el ejército. Es un monstruo que han creado con el tiempo, fundamentalmente EE.UU e Israel, con el apoyo a posteriori de Arabia Saudí y la UE. Este monstruo, controla alrededor del 20% de la economía egipcia, es un verdadero pool de empresas de todo tipo, desde bancos, supermercados y hasta peluquerías. Este ejército protegido por los países arriba enunciados hace lo que quiere, que casi siempre es lo que quiere EE.UU.
    Mientras siga este ejército gobernando con títeres políticos civiles, este país no tendrá ninguna salida satisfactoria para los intereses de las mayorías de su pueblo……………………………………………………………………………http://canariasenlanube.es/2013/08/el-negocio-sanitario-del-partido-popular/

  5. Pingback: Una ciudad bajo el toque de queda

Deja un comentario