Suicidios y desahucios: 2 tragedias terribles pero independientes


depression1

Crédito de la fotografía: Brigham Young University

Los suicidios y los desahucios son dos realidades demasiado importantes como para que nos refugiemos en el sensacionalismo.

De los suicidios se habla muy poco en los medios. Existe una buena razón para ello: desde hace décadas se sabe que la información sobre un suicidio puede desencadenar otros. La Organización Mundial de la Salud pide a los medios que sean extremadamente cuidadosos cuando informan sobre suicidios:

La información acerca del suicidio como algo simplista no es apropiada porque nunca es el resultado de un solo factor o hecho.

Este silencio informativo sobre los suicidios tiene, sin embargo, una consecuencia negativa: no somos conscientes de la enorme escala del problema. En España mueren más personas por suicidios que por accidentes de tráfico. Pero como estas tragedias resultan invisibles, la sociedad no pone los recursos suficientes para mitigarlas.

En los últimos meses han aparecido varias noticias sobre los suicidios de personas afectadas por desahucios. La cuestión resulta evidente: ¿cuál es la relación entre suicidios y desahucios?

Los desahucios son una tragedia humana aunque no hubiese suicidios. Como decía Manuel Jabois en este magistral artículo en El Mundo:

Lo que realmente no entiendo es por qué despierta más indignación la persona que decide matarse y no el que sigue vagabundeando por la calle con una familia a cuestas tratando de sobrevivir, quizá robando muy a su pesar o prostituyéndose, como contó Pedro Simón en este periódico, para mantener a su hija discapacitada.

El suicidio es un fenómeno extremadamente importante, pero a la vez, muy difícil de comprender. Por ejemplo, aquí están dos datos que desafían toda intuición (bueno, al menos desafían mi intuición)

1) Durante 2010, en plena crisis y último año para el que tengo datos, la tasa de suicidio en Francia era un 500% más alta que en Grecia. (Francia: 16,2 suicidios por cada 100.000 habitantes. Grecia: 3,2).

2) El número de suicidios en España ha variado muy poco entre el “boom” económico y la crisis. (He tomado el gráfico de esta excelente entrada del blog Politikon).

suicidios-españa

¿Estos datos implican que no hay ninguna relación entre suicidios y desahucios? No, en absoluto. Podría ser que hayan aumentado los suicidios cuyo desencadenante fundamental es un motivo económico mientras descienden los suicidios por otras causas. Lo que muestran los datos es que muchas afirmaciones simplistas que se escuchan estos días resultan profundamente erróneas.

Existen numerosos estudios sobre la relación entre crisis económicas y suicidios. El debate científico al respecto está todavía muy abierto. Por ejemplo, en The Lancet (una prestigiosa revista de investigación médica) podéis encontrar diferentes artículos recientes sobre las causas de suicidio en Grecia con conclusiones opuestas.

Sobre desahucios y suicidios hay muchas cosas que no tengo claras. Así que permitidme concluir con algo de lo que estoy convencido:

1) Me parece un error centrar el debate sobre los desahucios en los casos de suicidio. Los desahucios son una realidad terrible que merece ser noticia por sí misma. Debemos agradecer a movimientos sociales como la PAH haber puesto el problema en la agenda de los medios. Más importante aún: las personas que participan en la PAH están ofreciendo un apoyo humano enorme a quienes sufren desahucios.

2) El suicidio es una tragedia mucho más extendida de lo que parece. Creo que merece un debate serio y razonado. Si los medios hablamos únicamente de los suicidios relacionados con los desahucios (o de personajes famosos que se quitan la vida) estamos cometiendo un error muy grave.


36 pensamientos en “Suicidios y desahucios: 2 tragedias terribles pero independientes

  1. Mmm… cualquier estudio sobre suicidio es una mera especulación ya que no hay forma de saber con certeza la motivación exacta en el instante del suicidio.
    En cualquier caso parece razonable pensar que un desahucio marca un punto culminante en cualquier crisis personal que bien pudiera ser la gota que colma el vaso.
    Por otra parte el tema del suicidio es parte del tabú social de todos los que por herencia histórica hemos (sobre)vivido en una cultura cristiana. Quizás algún día habremos evolucionado lo suficiente como para aceptar que elegir la forma y momento de la muerte es un derecho humano.

    • Si algún día se da ese hecho,de que uno decida la forma y el momento de su muerte ,que sea por decisión propia,y no por que te hayan destrozado tus expectativas de vida dejandote sin trabajo y en la puta calle.Para mi esos motivos no son elegidos por uno mismo,y te pueden obrigar a esa decisión.Si puede verse como un derecho humano cuando estas enfermo y tu esperanza de vida es nula,o simpremente por que as decidido acabar y punto,pero no cuando te estan enpujando a ello.

  2. Puede que en otros casos el suicida pierda la esperanza. En los de desahucio no la pierde, se la roban por un puñado de euros.

    Puede que en otros casos el suicida no tenga ganas de vivir. En los de desahucio se las han quitado al robarle el lugar dónde vivir.

    Primero te despojan del trabajo, después del poco dinero que tienes y, finalmente, de tu propia casa; y con ello te roban la dignidad. ¿Tiene después algún sentido la vida?

    Yo aún no he llegado al paso 3, pero consumados el 1 y el 2, la consecuencia es inminente.

    No sé si existe una relación estadística. Pero es seguro que en los casos de suicidio relacionados con desahucios, el desencadenante del suicidio es la consumación del desahucio. No hay que ser un lince ni un experto de los que asesoran al poder.

    En los paquetes de tabaco nuestros gobernantes han mandado escribir que “El tabaco mata”.

    Lo que mata es que te roben tus derechos al trabajo y a la vivienda y encima tengas que poner buena cara para salir bien en la foto de la “Marca España” de las delegaciones olímpicas de 328 enchufados.

    Dejémonos de eufemismos y de juegos numéricos.

    Porque la letanía continúa… y la sangría también.

      • Absolutamente de acuerdo. El que se muere por un cancer y el que se muere por una sobredosis tienen el mismo resultado pero el camino es muy diferente y no es equiparable. Los suicidios tampoco, hay personas que se suicidan por condicionamientos personales y el suicidio puede, o no, ser una tragedia, puede ser más o menos conveniente, y hay personas que son llevadas al suicidio el ser expulsadas de la sociedad, al perder su lugar en el mundo y entonces sí es una tragedia, porque la única elección posible es entre una vida desagradable y una muerte desagradable, y los que son empujados ante esa disyuntiva trágica no andan solos ese camino, son arrastrados a él por la voluntad y el beneficio de personas con nombres y apellidos que se esconden tras conceptos abstrabtos como los mercados, la crisis, la deuda… Los suicidios que provocan no son de personas que no quieren vivir, sino de personas condenadas a vivir una vida que nadie querría vivir. Por lo tanto, no es una decisión voluntaria sino inducida y la responsabilidad de quien marca el camino hasta el punto de la trágica disyuntiva se diluye en una cadena de personas que dicen estar haciendo su trabajo, que se justifican ignorando el último eslabón de la cadena que construyen porque no ven la mano del vergugo al final del brazo que mueven. En mi opinión no hay nada que justifique expulsar a alguien del único techo del que dispone y mucho menos en un país lleno de viviendas vacías, nadie debería asumir como un deber accionar el brazo ejecutor bajo la disculpa de ignorar las consecuencias del movimiento y si se asume esa responsabilidad por miedo deberíamos plantearnos qué clase de sociedad es ésta y si se encuentra tan lejos de los totalitarismos que vemos desde las páginas de los libros de historia como un infierno atroz. Cuando alguien es impulsado de ese modo a un abismo no estoy segura de que podamos hablar de suicidio.

    • Brillante esto:
      “En los paquetes de tabaco nuestros gobernantes han mandado escribir que “El tabaco mata”.

      Lo que mata es que te roben tus derechos al trabajo y a la vivienda y encima tengas que poner buena cara para salir bien en la foto de la “Marca España” de las delegaciones olímpicas de 328 enchufados.”

      Enserio, muy buen comentario.

  3. El suicidio es un paso muy grande a saber lo que le estara pasando por su cabeza,no quisiera estar en su pellejo supongo que es por la impotencia que tendra de no poder salir de la crisis, tiene que estar muy desesperado y la unica salida que ve y proteger a su familia es el suicidio.

  4. Para ver la relación entre suicidio y crisis (más allá de los desahucios) habría que analizar también los intentos. Desconozco cuál es el protocolo para determinar que una muerte es suicidio, y no un accidente, por ejemplo, pero seguro que por ahí se pueden encontrar también datos interesantes. la comparativa entre países requeriría parámetros consensuados (dicho esto desde la curiosidad, y desde la más absoluta ignorancia).

    Y puede que un suicidio de notoriedad al tema, como en su momento lo dieron los escraches, pero conviene no quedarse sólo en el interés de los medios en determinadas noticias… el drama y la tremenda injusticia que sufren las familias desahuciadas o en riesgo de desahucio es muchísimo más extenso…

  5. ” El suicidio es una tragedia mucho mas extendida de lo que parece.Creo que merece un debate serio y razonable ” estoy de acuerdo contigo en esta parte,no es un tema para tomarserlo a la ligera ni tan poco para ocultarlo,por las absurdas razones que dan La organizacion mundial de la salud.Mi hijo mayor se suicido,y donde estoy viviendo actualmente ocurren mucho suicidio,jovenes,adultos agobiados por el nivel de exigencia que les hacen en sus casa y la sociedad ,se les trata como maquinas y no como seres humanos, (sociedades deshumanizadas) los desahucios es parte de la deshumnanizacion,dejar a una persona o familias enteras sin hogar ni recursos,obligarla a desplazarse,es abocarla al suicidio.

    • Mercedes, creo que tu comentario es con mucho, el más razonado de todos, incluido el artículo. Pueden haber muchas clases de suicidios y mchos factores, pero creo que el de la deshumanización es crucial.

      Un saludo y mis respetos.

  6. Tu artículo es falaz, para saber la relación real habría que investigar uno por uno los casos en los que el desahucio ha acabado en un suicidio y esclarecer si la relación es directa. Mi opinión es que sólo intentas suavizar las cosas.

  7. Marsupial, por favor:

    Por tu parte dices que Manuel Jabois en este magistral artículo expone que…

    “Lo que realmente no entiendo es por qué despierta más indignación la persona que decide matarse y no el que sigue vagabundeando por la calle con una familia a cuestas tratando de sobrevivir, .. ”

    Creo que para ser magistral -pero magistral de verdad- le faltó al menos plantear la pregunta siguiente:
    ¿Quizá porque es definitiva y para siempre?

    En otro contexto, contaba Manuel, camarero del bar Orquídea, que por casualidad escuchó decir al Dr. Costa, que Pereira sostiene que Monteiro Rossi afirma que toda muerte es definitiva, para siempre.
    – – – – – – – – – – – – – – – – – – –
    Lo de atacar Siria no te salió bien. Ahora pruebas con atacar a la PAH. Luego vendrá atacar al catalanismo, a los pensionistas recortados… y así, sin parar… mientras sale otro país díscolo.

  8. Creo que el autor acierta. Son 2 problemas diferentes, independientemente de que algunas personas, presas de la desesperación por un deshaucio, acaben suicidándose. Además, me estoy dando cuenta de algo: los primeros suicidios tras un deshaucio, provocaron que el Gobierno aceptara debatir la iniciativa legislativa ciudadana. Ahora, nos hemos acostumbrado tanto a suicidas deshauciados que la sociedad se ha vuelto tolerante al dolor y ya no impacta como antes. ¿Conclusión? Se banalizan tanto el deshaucio como el suicidio, y cuando coinciden, ya no son noticia de primera plana como hace meses.

  9. Responde a casi todas las preguntas el hecho de que tanto en España, como en Grecia y en Italia, las estadísticas no recogen todos los suicidios, sino solo aquellos que han dejado una nota de suicidio o similar. El resto, por claros que parezcan quedan en las estadísticas como accidentes.

  10. Pues sí que da que pensar el tema…

    Una vez leí en algún libro que los suicidas eran como una selección natural, que ya lo llevaban en los genes o algo así…algo que no comparto en absoluto.El tema es demasiado complejo para decirlo en una cuantas palabras.

    Lo que sí admito es que la persona que se suicidó lo hizo porque estaba desesperada a causa de esa expulsión de su vivienda. Con lo cual, esa muerte la achaco a quienes la iban a echar fuera de su casa, ni más ni menos.

  11. Tanta gente q escribe sobre si no tengo dignidad que queda si me quitan el sustento de mi familia que hago? si te quedas sin nada aún lo tienes todo porque el qe no tiene nada y tiene a Jesús lo tiene TODO!

    • Oye, a mi el chocolate y el ejercicio me consuelan mucho, pero no se me ocurre ir por ahí diciéndole al resto que hagan lo mismo cuando han perdido todo. Quedarse sin trabajo, ni casa, ni recursos destroza, y la sociedad tiene una responsabilidad con esta gente, que no se puede suplir con religión tan simplemente, porque resulta que no todos creen en lo mismo.
      La sociedad ha de buscar modelos con trabajo estable, vivienda digna e igualdad de condiciones.
      Reza lo que quieras, pero cuando vayas a votar, hazlo con conciencia social.

  12. El suicidio (más si es de una persona joven) constituye la culminación de un fracaso de proyecto vital. La vida siempre tiende a surgir incluso en los ambientes más inhóspitos (hasta en el agua contaminada con el mercurio de las minas de Almadén hay seres vivos) y a perpetuarse. Algunas personas que han sobrevivido a un intento de suicidio no lo volverán a intentar y cuando lo recuerdan sienten verdaderos escalofrios por lo que pudo haber sucedido.

  13. Estoy de acuerdo con la cautela y huir del sensacionalismo. De todos modos desde el libro clásico de Durkheim “El Suicidio”, existen unas regularidades claras entre una situación de anomia (y el deshaucio es un signo claro de la misma) y los suicidios. Hoy jueves 19 de septiembre de 2013, publica el suplemento de EL PAIS, The New York Times, un artículo incidiendo en las regularidades y causalidad entre el aumento de las expropiaciones en China y el aumento de la población que es víctima de ellas. Que no me gusten dichas conductas ni los factores que las activan, como antropólogo, no debe inducirme a obviarlas. Además, como pasó con el Crack del 29 en Nueva York, en la prensa española está existiendo una suerte de autocensura seria en la información de estos suicidios. Llevo trabajando dos años en ello y eso es una evidencia. Muchas gracias por tu blog, que siempre leo por facebook.

  14. Manuel Gómez Beneyto: “La relación entre suicidio y desahucio es evidente”
    El presidente de la Comisión Nacional de Psiquiatría reivindica que la prevención en salud mental debe ser un tema prioritario en la agenda política.
    http://www.lavanguardia.com/vida/20130322/54370475508/gomez-beneyto-relacion-suicidio-desahucio-evidente.html
    Este sabe de lo que habla, otros no saben nada de Siria ni de los suicidios sólo saben de qué lado están.

  15. Discrepo totalmente. Lo que es diferente es un suicidio por depresión endógena o lo que sea y un suicidio por un hecho ¿puntual? como un desahucio. Del mismo modo que un suicidio por ingresar en prisión.
    No importa el número, importa la causa efecto. Hay accidentes y hay accidentes laborales, no se puede aducir que el número de accidentes disminuye para minusvalorar los accidentes laborales. Alguien que se muere por no convertirse en homeless es responsabilidad de alguien, otro tipo de suicidio puede que no.
    Cuando se suicida un adolescente porque le hacen bullying se consideran culpables a los compañeros, lo mismo cuando alguien es víctima de acoso y ese tipo de suicidio se excluye de los generales, por qué con los desahucios hay interes en minimizarlos y considerarlos irrelevantes ¿será porque el acoso en este caso lo genera la banca o alguna institución?

  16. Aceptando lo de suicidio como ‘tragedia’ hay que entenderlo como un fracaso social: si a uno le deja la novia y decide suicidarse poco podemos como sociedad mas que especulaciones e intentar articular politicas de prevención.
    La verdadera tragedia viene cuando el suicidio es motivado por deudas, por un desahucio… es decir por cuestiones sociales o decisiones políticas. La tragedia es no poder parar eso en el SXXI estando en un país democratico – como siempre nos han dicho.
    Si hay alguien que se suicida porque esta sociedad lo abandona, esta sociedad debe reflexionar y pensar en qué se está equivocando.

  17. Pingback: bad credit home loans

  18. Pingback: GVK Biosciences

Deja un comentario