El estudiante que “Rickroleó” a su profesor de Física Cuántica


rick

Rick Astley. Imagen: Wikimedia Commons

Tenemos nuevo número 1 en nuestro ranking de “Científicos con sentido del humor”.

Pensaba que sería imposible destronar a Tim Blais, el físico que explica la Teoría de Cuerdas al ritmo de Freddie Mercury, pero Sairam Gudiseva lo ha logrado con un “Rickroll” histórico a su profesor de física cuántica.

Para quienes, como un servidor, seáis unos frikis de Internet y la Ciencia, os dejo aquí la joya de Gudiseva. Debajo propongo una explicación del asunto para los seres humanos cabales.

(Pinchad en la imagen para ampliarla)

original

El trabajo de Gudiseva consiste en un ensayo sobre la contribución histórica de Niels Bohr al desarrollo de la física cuántica. El texto tiene perfecto sentido y resulta interesante de leer.

La gracia consiste en que las primeras palabras de cada línea (subrayadas en amarillo) forman el estribillo del “Never Gonna Give You Up”, esta mítica canción ochentera de Rick Astley:

En la jerga de Internet a esto se le conoce como un “Rick roll”: introducir una referencia escondida al “Never Gonna Give You Up” en un asunto que no tenga nada que ver.

Atención a la creatividad que la historia requiere. Escribes una columna con el estribillo de la canción y luego tienes que completarla con un ensayo serio. Acerca de Niels Bohr y la física cuántica.

Aviso para mis estudiantes: si alguien consigue clavarme un “Rick roll” en sus deberes de cuántica, tendrá una matrícula de honor permanente en todas las asignaturas que de mí dependan.

31 pensamientos en “El estudiante que “Rickroleó” a su profesor de Física Cuántica

  1. Las personas cabales llamamos a esto un acróstico, tema literario muy antiguo. No lo digo como crítica, sino para contextualizar históricamente el fenómeno. De hecho, me parece divertidísima esta versión rockera de los carmina figurata.

  2. Acróstico, gracias Raquel. Por lo demás, seamos sinceros: lo de Tim Blais le da pi mll vueltas. Esto es solo gracioso. Y la letra de Rick Astley (rediós cómo pasa el tiempo, menudo ‘flasbaq’) es ñoña y cutre hasta decir basta. ¿Nunca te dejaré, nunca me iré, nunca pondré pies en polvorones y te dejaré tó tirada? ¿Esa es toda tu oferta amorosa? Pues menuda joya 😛 😀

    • Lo de pies en polvorones es un lapsus o es un chiste? En el plato de los polvorones se mete la mano. Tengo entendido que las ideas geniales surgen, en general, en el cacumen de algunos jóvenes, como fogonazos…pero tampoco por generación espontánea. Aquella expresión de Newton, tan ilustrativa, de vivir a hombros de gigantes sigue siendo válida. Creo yo.

  3. Evidentemente eso de la matrícula de honor es una broma, ¿no?

    Cuidado con ese acto administrativo de calificar a los alumnos y firmar las actas.

    Más todavía si en tus guías docentes no has incluido esta tontería de la matrícula por el “Rick roll”.

    Es espectacular y queda chulo, lo admito, pero tampoco hay que pasarse, al final la cuántica es la cuántica como el derecho civil es el derecho civil por más espectacular que quede esto del “Rick roll”.

    Seriedad, hombre, seriedad, que los chavales curran un montón para que luego con estas memeces de Internet un profe regale las matrículas.

  4. No es ninguna obsesión por poner nombres ingleses a las cosas. Acróstico, en inglés, se dice acrostic. Y rickroll, en castellano, se dice rickroll. Un rickroll puede tomar forma de acróstico como en este caso pero lo más normal es que consista en que el videoclip de Rick Astley aparezca cuando la gente no se lo espera, o que alguien cuele la canción inesperadamente sólo para molestar, etc.

  5. Alguien ha comprobado si Gudiseva ( no la tenista, sino la persona autora del escrito) es mujer?, a mi me suena que en los patronímicos eslavos ovna, evna, ova, eva y ska, son terminaciones femeninas, mientras ovich, evich, tich, ić, vić, ewicz, etzsche, wiez, witsch, ski, ov y ev lo son masculinos. No hay mujeres en la ciencia?

  6. Los acrósticos utilizan la primera LETRA, no la primera palabra.
    De todas maneras tampoco se han referido a esto con ninguna expresión anglosajona a la que haya que encontrar equivalente castellano. Con “rickroll” no se refieren a hacer un acróstico ni nada similar, sino a una práctica consistente en llevar al usuario a esta canción de Rick Astley. Eso es lo que significa que el profesor ha sido “rickrolleado”.

  7. ¿Por qué es una pedantería definir un tema literario y no lo es hablar de física cuántica en un medio de comunicación de masas? Y que conste que mi comentario sólo pretendía llamar la atención acerca de la antigüedad de esas bromas textuales. Como decía, me parece muy divertido encontrarlas en contextos, para mí, tan sorprendentes. Saludos.

    • El pedante es alexander, no tú, por jugar sin venir a cuento la carta de los barbarismos alienígenas que destruyen el castellano.

      Aunque jugar la carta de que hace falta decirle a los demás lo que es una figura literaria que aparece en los libros de primaria también es un poco pedante, pero de eso me he dado cuenta ahora, y además tu comentario tenía pinta de tener mejor intención que el comentario insoportable de alexander.

      En fin, con este último que has hecho te ganas un rickroll.

  8. ¿Tú lo suspenderías?

    (anecdota publicada por Alexander Calandra “The Teaching of Elementary Science and Mathematics” Washington University Press, St. Louis, 1961)

    Sir Ernest Rutherford, presidente de la Sociedad Real Británica y Premio Nobel de Química en 1908, contaba la siguiente anécdota:

    “Hace algún tiempo, recibí la llamada de un colega. Estaba a punto de poner un cero a un estudiante por la respuesta que había dado en un problema de física, pese a que este afirmaba con rotundidad que su respuesta era absolutamente acertada. Profesores y estudiantes acordaron pedir arbitraje de alguien imparcial y fui elegido yo. Leí la pregunta del examen: ‘Demuestre cómo es posible determinar la altura de un edificio con la ayuda de un barómetro’.

    “El estudiante había respondido: ‘Lleve el barómetro a la azotea del edificio y átele una cuerda muy larga. Descuélguelo hasta la base del edificio, marque y mida. La longitud de la cuerda es igual a la longitud del edificio’.

    “Realmente, el estudiante había planteado un serio problema con la resolución del ejercicio, porque había respondido a la pregunta correcta y completamente. Por otro lado, si se le concedía la máxima puntuación, podría alterar el promedio de su año de estudios, obtener una nota más alta y así certificar su alto nivel en física; pero la respuesta no confirmaba que el estudiante tuviera ese nivel. Sugerí que se le diera al alumno otra oportunidad. Le concedí seis minutos para que me respondiera la misma pregunta, pero esta vez con la advertencia de que en la respuesta debía demostrar sus conocimientos de física.

    “Habían pasado cinco minutos y el estudiante no había escrito nada. Le pregunté si deseaba marcharse, pero me contestó que tenía muchas respuestas al problema. Su dificultad era elegir la mejor de todas. Me excusé por interrumpirle y le rogué que continuara. En el minuto que le quedaba escribió la siguiente respuesta: coja el barómetro y láncelo al suelo desde la azotea del edificio. Calcule el tiempo de caída con un cronómetro. Después, aplique la formula altura = 0,5 A por T2. Y así obtenemos la altura del edificio. En este punto le pregunté a mi colega si el estudiante se podía retirar. Le dio la nota más alta.

    “Tras abandonar el despacho, me reencontré con el estudiante y le pedí que me contara sus otras respuestas a la pregunta. Bueno, respondió, hay muchas maneras; por ejemplo, coges el barómetro en un día soleado y mides la altura del barómetro y la longitud de su sombra. Si medimos a continuación la longitud de la sombra del edificio y aplicamos una simple proporción, obtendremos también la altura del edificio.

    “Perfecto, le dije, ¿y de otra manera? Sí, contestó, éste es un procedimiento muy básico para medir un edificio, pero también sirve. En este método, coges el barómetro y te sitúas en las escaleras del edificio en la planta baja. Según subes las escaleras, vas marcando la altura del barómetro y cuentas el número de marcas hasta la azotea. Multiplicas al final la altura del barómetro por el número de marcas que has hecho y ya tienes la altura.

    “Es un método muy directo. Por supuesto, si lo que quiere es un procedimiento más sofisticado, puede atar el barómetro a una cuerda y moverlo como si fuera un péndulo. Si calculamos que cuando el barómetro está a la altura de la azotea la gravedad es cero, y si tenemos en cuenta la medida de la aceleración de la gravedad al descender el barómetro en trayectoria circular al pasar por la perpendicular del edificio, de la diferencia de estos valores, y aplicando una sencilla fórmula trigonométrica, podríamos calcular, sin duda, la altura del edificio. En este mismo estilo de sistema, atas el barómetro a una cuerda y lo descuelgas desde la azotea a la calle. Usándolo como un péndulo puedes calcular la altura midiendo su periodo de precisión. En fin, concluyó, existen otras muchas maneras. Probablemente, la mejor sea coger el barómetro, golpear con él la puerta de la casa del conserje y, cuando abra, decirle: ‘Señor conserje, aquí tengo un bonito barómetro. Si usted me dice la altura de este edificio, se lo regalo’.

    En ese momento de la conversación, le pregunté si no conocía la respuesta convencional al problema (la diferencia de presión marcada por un barómetro en dos lugares diferentes nos proporciona la diferencia de altura entre ambos lugares). Dijo que la conocía, pero que durante sus estudios, sus profesores habían intentado enseñarle a pensar”.

    El estudiante se llamaba Niels Bohr, físico danés, premio Nobel de Física en 1922, más conocido por ser el primero en proponer el modelo de átomo con protones y neutrones y los electrones que lo rodeaban. Fue fundamentalmente un innovador de la teoría cuántica.

  9. Lo más alucinante de todo es que no ha necesitado cortar líneas para meter las “palabras clave”, sino que las ha colocado escrupulosamente en la primera de cada palabra de cada renglón del artículo. Bravo.

  10. Pingback: Soynadie Periodismo Urbano » Estudiante hace un “Rickroll” en ensayo de física cuántica

  11. Interesante es entender algo de como esta hecho el mundo, la materia y como funcionan e interactuan entre si los elementos y sobre todo…. que adrede, se haga introduciendo el humor como elemento transversal o indispensable para ir mas relajados.

  12. Pingback: Chat

  13. Pingback: franchise

Deja un comentario