El experimento para descubrir el sexismo en el trabajo

Martin y Nicole trabajaban en la misma empresa.

Un día Martin se encontró en un intercambio de emails muy desagradable con un cliente: nada le gustaba y, de forma muy impertinente, le pedía cosas imposibles. Martin conocía bien el negocio y al cliente. Aquello no era normal.

Hasta que se dio cuenta de que en esos emails había estado utilizando la firma de Nicole. Ambos compartían la misma cuenta de correo corporativo y él había olvidado cambiar la firma.

¿Tanta impertinencia tendría algo que ver con que el cliente pensase que estaba tratando con una mujer?

Martin y Nicole decidieron hacer un experimento. Durante dos semanas él firmaría como Nicole y ella firmaría como Martin.

“Mi trabajo se convirtió en un infierno”, dice Martin. “Cualquier cosa que proponía a los clientes era cuestionada. Clientes con los que podía trabajar fácilmente ahora se comportaban de manera condescendiente. Uno hasta me preguntó que si estaba soltera. Me di cuenta de que Nicole tenía que ganarse una confianza con los clientes que yo no necesitaba. Yo era exactamente el mismo profesional que antes. Me di cuenta de que siempre había tenido una “ventaja invisible” en mi trabajo.

“Yo tuve la semana más productiva de mi carrera”, dice Nicole.

Tanto Martin Schneider como Nicole Knacks han escrito sobre este experimento. Podéis encontrar más información aquí y aquí.

Quizás el experimento debería repetirse en más lugares de trabajo para que nos diésemos cuenta de las dificultades, muchas veces invisibles para nosotros, a las que se enfrentan las mujeres.

9 pensamientos en “El experimento para descubrir el sexismo en el trabajo

  1. No es un experimento serio. Primero faltan las referencias. Después hay que hacer muchos para corroborar esa tendencia. Después falta analizar qué pasa con los parados, por qué hay muchos más hombres parados que mujeres.

  2. Bueno, es que además no es un caso concreto. En este tipo de “experimentos” se fija de antemano el resultado y se fuerza al experimento a llegar a el. En este en concreto no: es todo un montaje de principio a fin.

Deja un comentario