40 años retratando a los viajeros del metro de Londres (FOTOS)


Bob Mazzer, 40 años retratando a los pasajeros del metro de Londres.

No pensaba haber comenzado un proyecto, pero un día me dí cuenta que había centenares de imágenes conectadas y tenía entre manos un proyecto que amaba.

Durante los 80 vivía con mi padre en Manor House y trabajaba como proyeccionista en un cine porno de Kings Cross. Se llamaba el Cine Oficina, así los hombres podían llamar a sus mujeres y decirles: “Cariño, todavía estoy en la oficina”. Cada noche volvía a casa y el metro era una fiesta.

Me encanta retratar a la gente. Les digo: “Tienes una pinta fantástica, ¿puedo tomarte una foto?” y siempre me dicen que sí.

1

Fotografía: BOB MAZER

***

2

Fotografía: BOB MAZER

***

3

Fotografía: BOB MAZER

***

4

Fotografía: BOB MAZER

***

5

Fotografía: BOB MAZER

***

6

Fotografía: BOB MAZER

***

7

Fotografía: BOB MAZER

***

8

Fotografía: BOB MAZER

***

9

Fotografía: BOB MAZER

***

9a

Fotografía: BOB MAZER

***

9b

Fotografía: BOB MAZER

***

9c

Fotografía: BOB MAZER

***

9d

Fotografía: BOB MAZER

La emocionante carta de Juan Gelman al nieto que la dictadura le robó


gelman

Imagen: Instituto Cervantes

Juan Gelman pagó muy caro su activismo contra la dictadura argentina. El 24 de agosto de 1976, un grupo de militares irrumpió en su casa. Él no estaba allí. Se llevaron a su hijo y a su nuera embarazada. Nunca volvería a ver a ninguno de los dos.

En 1995 Gelman escribió esta carta abierta a la nieta o nieto que la dictadura le había robado.

Dentro de seis meses cumplirás 19 años. Habrás nacido algún día de octubre de 1976 en un campo de concentración.

Poco antes o después de tu nacimiento, el mismo mes y año, asesinaron a tu padre de un tiro en la nuca disparado a menos de medio metro de distancia. Él estaba inerme y lo asesinó un comando militar, tal vez el mismo que lo secuestró con tu madre el 24 de agosto en Buenos Aires y los llevó al campo de concentración Automotores Orletti que funcionaba en pleno Floresta y los militares habían bautizado “El Jardín”.

Tu padre se llamaba Marcelo. Tu madre Claudia. Los dos tenían 20 años y vos, siete meses en el vientre materno cuando eso ocurrió. A ella la trasladaron -y a vos en ella- cuando estuvo a punto de parir. Debe haber dado a luz solita, bajo la mirada de algún médico cómplice de la dictadura militar. Te sacaron entonces de su lado y fuiste a parar -así era casi siempre- a manos de una pareja estéril de marido militar o policía, o juez, o periodista amigo de policía o militar.

Había entonces una lista de espera siniestra para cada campo de concentración: los anotados esperaban quedarse con el hijo robado a las prisioneras que parían y, con alguna excepción, eran asesinadas inmediatamente después. Han pasado 12 años desde que los militares dejaron el gobierno y nada se sabe de tu madre. En cambio, en un tambor de grasa de 200 litros que los militares rellenaron de cemento y arena y arrojaron al río San Fernando, se encontraron los restos de tu padre 13 años después. Está enterrado en La Tablada. Al menos hay con él esa certeza.

Me resulta muy extraño hablarte de mis hijos como tus padres que no fueron. No sé si sos varón o mujer. Sé que naciste. Me lo aseguró el padre Fiorello Cavalli, de la Secretaría de Estado del Vaticano, en febrero de 1978. Desde entonces me pregunto cuál ha sido tu destino. Me asaltan ideas contrarias.

Por un lado, siempre me repugnó la posibilidad de que llamaras “papá” a un militar o policía ladrón de vos, o a un amigo de los asesinos de tus padres. Por otro lado, siempre quise que, cualquiera hubiese sido el hogar al que fuiste a parar, te criaran y educaran bien y te quisieran mucho. Sin embargo, nunca dejé de pensar que, aun así, algún agujero o falla tenía que haber en el amor que te tuvieran, no tanto porque tus padres de hoy no son biológicos -como se dice-, sino por el hecho de que alguna conciencia tendrán ellos de tu historia y la falsificaron. Imagino que te han mentido mucho.

También pensé todos estos años en qué hacer si te encontraba: si arrancarte del hogar que tenías o hablar con tus padres adoptivos para establecer un acuerdo que me permitiera verte y acompañarte, siempre sobre la base de que supieras vos quién eras y de donde venías. El dilema se reiteraba cada vez -y fueron varias- que asomaba la posibilidad de que las Abuelas de Plaza de Mayo te hubieran encontrado. Se reiteraba de manera diferente, según tu edad en cada momento.

Me preocupaba que fueras demasiado chico o chica – por no ser suficientemente chico o chica- para entender por qué no eran tus padres los que creías tus padres y a lo mejor querías como a padres. Me preocupaba que padecieras así una doble herida, una suerte de hachazo en el tejido de tu subjetividad en formación. Pero ahora sos grande. Podés enterarte de quién sos y decidir después que hacer con lo que fuiste. Ahí están las Abuelas y su banco de datos sanguíneos que permiten determinar con precisión científica el origen de hijos de desaparecidos. Tu origen.

Ahora tenes casi la edad de tus padres cuando los mataron y pronto serás mayor que ellos. Ellos se quedaron en los 20 años para siempre. Soñaban mucho como vos y con un mundo mas habitable para vos. Me gustaría hablarte de ellos y que me hables de vos. Para reconocer en vos a mi hijo y para que reconozcas en mí lo que de tu padre tengo: los dos somos huérfanos de él. Para reparar de algún modo ese corte brutal o silencio que en la carne de la familia perpetró la dictadura militar. Para darte tu historia, no para apartarte de lo que no te quieras apartar. Ya sos grande, dije.

Los sueños de Marcelo y Claudia no se han cumplido todavía. Menos vos, que naciste y estás quién sabe dónde ni con quién. Tal vez tengas los ojos verdegrises de mi hijo o los ojos color castaño de su mujer, que poseían un brillo muy especial y tierno y pícaro. Quién sabe cómo serás si sos varón. Quién sabe como serás si sos mujer. A lo mejor podés salir de ese misterio para entrar en otro: el del encuentro con un abuelo que te espera.

El 31 de marzo de 2000, Juan Gelman reencontró por fin a su nieta. Tenía 23 años, se llamaba María Macarena.

7 poemas de Juan Gelman


juan

Crédito de la imagen: Begoña Rivas/Salt Publising

Anoche murió Juan Gelman.

Empecé a escribir poemas a los nueve años. Claro que fue por una chica. Al principio le mandaba versos de un argentino del siglo XIX, Almafuerte, pero no me hizo caso. Así que decidí probar yo mismo. Tampoco me hizo caso. Ella siguió por su camino y yo me quedé con la poesía.

Así explicaba Gelman sus comienzos literarios al conocer que había recibido el Premio Cervantes en 2007.

Luchador feroz contra la dictadura argentina, Gelman pagó muy caro su activismo político. El 24 de agosto de 1976, un grupo de militares irrumpió en su casa. Él no estaba allí. Se llevaron a su hijo y a su nuera, embarazada. Nunca los volvería a ver. Reencontró a su nieta robada 23 años después.

Aquí os dejo algunos de los poemas que más me emocionan de Gelman. Me encantaría que compartiéseis los vuestros en la sección de comentarios.

CANCIÓN
“tu pelo habrá crecido”
canto en mi soledad
y lo acaricio

Cólera buey (1964)

***

CONFIANZAS
se sienta a la mesa y escribe
«con este poema no tomarás el poder» dice
«con estos versos no harás la Revolución» dice
«ni con miles de versos harás la Revolución» dice

y más: esos versos no han de servirle para
que peones maestros hacheros vivan mejor
coman mejor o él mismo coma viva mejor
ni para enamorar a una le servirán

no ganará plata con ellos
no entrará al cine gratis con ellos
no le darán ropa por ellos
no conseguirá tabaco o vino por ellos

ni papagayos ni bufandas ni barcos
ni toros ni paraguas conseguirá por ellos
si por ellos fuera la lluvia lo mojará
no alcanzará perdón o gracia por ellos

«con este poema no tomarás el poder» dice
«con estos versos no harás la Revolución» dice
«ni con miles de versos harás la Revolución» dice
se sienta a la mesa y escribe

Relaciones (1973)

***

EL INFIERNO VERDADERO
Entre las 5 y las 7,
cada día,
ves a un compañero caer.
No pueden cambiar lo que pasó.
El compañero cae,
y ni la mueca de dolor se le puede apagar,
ni el nombre,
o rostros,
o sueños,
con los que el compañero cortaba la tristeza
con su tijera de oro,
separaba,
a la orilla de un hombre,
o una mujer.
Le juntaba todo el sufrimiento
para sentarlo en su corazón
debajito de un árbol
El mundo llora pidiendo comida
Tanto dolor tiene en la boca
Es dolor que necesita porvenir
El compañero cambiaba al mundo
y le ponía pañales de horizonte.
Ahora, lo ves morir,
cada día.
Pensás que así vive.
Que anda arrastrando
un pedazo de cielo
con las sombras del alba,
donde, entre las 5 y las 7,
cada día,
vuelve a caer, tapado de infinito

Interrupciones II (1988)

***

EL JUEGO EN QUE ANDAMOS
Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta salud de saber que estamos muy enfermos,
esta dicha de andar tan infelices.
Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta inocencia de no ser un inocente,
esta pureza en que ando por impuro.

Si me dieran a elegir, yo elegiría
este amor con que odio,
esta esperanza que come panes desesperados.

Aquí pasa, señores,
que me juego la muerte.

El juego en que andamos (1959)

***

MONJA EN EL OMNIBUS
Entre hombres y paquetes, diarios envejecidos,
caras secas, sudores, mejillas con rencor,
envuelta en el silencio de su capucha pálida
la novia de dios viaja con Cristo
sobre los pechos que a nadie dieron de comer.

Velorio del solo (1961)

***

XCI
toda poesía es hostil al capitalismo
puede volverse seca y dura pero no
porque sea pobre sino
para no contribuir a la riqueza oficial

puede ser su manera de protestar de
volverse flaca ya que hay hambre
amarilla de sed y penosa
de puro dolor que hay puede ser que

en cambio abra los callejones del delirio y las bestias
canten atropellándose vivas de
furia de calor sin destino puede
ser que se niegue a sí misma como otra

manera de vencer a la muerte
así como se llora en los velorios
poetas de hoy
poetas de este tiempo

nos separaron de la grey no sé que será de nosotros
conservadores comunistas apolíticos cuando
suceda lo que sucederá pero
toda poesía es hostil al capitalismo

Cólera buey (1964)

***

FINAL

Ha muerto un hombre y están juntando su sangre en cucharitas,
querido Juan, has muerto finalmente.
De nada te valieron tus pedazos
mojados en ternura.

Cómo ha sido posible
que te fueras por un agujerito
y nadie haya ponido el dedo
para que te quedaras.

Se habrá comido toda la rabia del mundo
por antes de morir
y después se quedaba triste triste
apoyado en sus huesos.

Ya te abajaron, hermanito,
la tierra está temblando de ti.
Vigilemos a ver dónde brotan sus manos
empujadas por su rabia inmortal.

Gotán (1962)

El fotógrafo que retrató la lucha de su mujer hasta la muerte (FOTOS)


portada

Crédito de la fotografía: Angelo Merino

Jennifer acababa de ser hospitalizada por un cáncer de mama. Angelo, su marido, no podía aceptar que la mujer a la que amaba estuviese muriendo.

Jennifer volvió la cabeza hacia Angelo y le dijo:

“Tienes que mirarme a los ojos. Esa es la única manera de que yo pueda soportar este dolor”.

Angelo Merino es fotógrafo y junto a Jennifer decidieron retratar los últimos meses de lucha.

“Desgraciadamente, la mayoría de la gente prefiere no escuchar estas realidades. La gente asume que el tratamiento te hace mejor persona, que la vida vuelve a la normalidad. Pero la normalidad no existe en el territorio del cáncer. Quienes sufren cáncer tienen que definir una nueva normalidad cada día. ¿Cómo podían entender los demás lo que teníamos que vivir cada día?

Mis fotografías muestran esta cotidianidad. Muestran los desafíos, las dificultades, el miedo la tristeza y la soledad que Jennifer tuvo que afrontar mientras luchaba contra su enfermedad.

Y lo más importante de todo: estas fotografías muestran nuestro amor.”

1

Crédito de la fotografía: Angelo Merino

3

Crédito de la fotografía: Angelo Merino

4

Crédito de la fotografía: Angelo Merino

5

Crédito de la fotografía: Angelo Merino

7

Crédito de la fotografía: Angelo Merino

8

Crédito de la fotografía: Angelo Merino

Jen in pain Urgent Care

Crédito de la fotografía: Angelo Merino

12122011 Suppot group

Crédito de la fotografía: Angelo Merino

Fr Duffell praying

Crédito de la fotografía: Angelo Merino

Empty bed

Crédito de la fotografía: Angelo Merino

Cuerpos que celebran la vida (FOTOS)


Siempre he tenido la teoría que los bailarines son los superhéroes de la realidad. Por eso hoy quiero hablaros de un proyecto que me fascina.

Jordan Matter es un fotógrafo que ha trabajado con los mejores bailarines estadounidenses. Hace 3 años decidió iniciar un proyecto que regalarle a su hijo Hudson y comenzó a fotografiar a bailarines en escenarios de la vida cotiana. La idea fue creciendo y se ha convertido en un delicioso libro titulado “Dancers among us”.

Aquí os dejo algunas de mis favoritas. Pura encarnación visual de la VIDA.

Jeffrey Smith en Times Square

1-Dancers-Among-Us-in-Times-Square-Jeffrey-Smith

Crédito de la fotografía: Jordan Matter

Matt Oaks en el Hotel Astoria

3-Matt_Oaks_Dancers_Among_Us_Astoria

Crédito de la fotografía: Jordan Matter

Sun Chong con su madre en Washington

4-Dancers_Among_Us_Sun_Chong_Washington_DC

Crédito de la fotografía: Jordan Matter

Annmaria Mazzini frente a Macy’s

6-Dancers-Among-Us-at-Macys-Annmaria-Mazzini

Crédito de la fotografía: Jordan Matter

Marcella Guarino en un helipuerto privado de New Jersey

6-Dancers-Among-Us-VIP-Heliport-Marcella-Guarino

Crédito de la fotografía: Jordan Matter

Michelle Fleet en Columbus Circle

7-Dancers-Among-Us-in-Columbus-Circle-Michelle-Fleet

Crédito de la fotografía: Jordan Matter

Pablo Sanchez en el condado de Madison

8-Pablo_Sanchez_Dancers_Among_Us_Madison_GA

Crédito de la fotografía: Jordan Matter

Ariana Bickle en Madison Avenue

9b-Dancers-Among-Us-on-Madison-Avenue-Arianna-Bickle

Crédito de la fotografía: Jordan Matter

Evgeniya Chernukhina en Filadelfia

9c-Evgeniya_Chernukhina_Philadelphia_Dancers_Among_US

Crédito de la fotografía: Jordan Matter

Kara Lozanovski en Chicago

9fDancers-Among-Us-in-Chicago-Kara-Lozanovski

Crédito de la fotografía: Jordan Matter

Michael McBride en Harlem

9g-Dancers-Among-Us-in-Harlem-Michael-McBride

Crédito de la fotografía: Jordan Matter

Karin Ellis en Brooklyn

9mDancers-Among-Us-on-the-Highline-Karin-Ellis-Wentz

Crédito de la fotografía: Jordan Matter

Chloe Crade en el Cementerio de Graceland

9nDancers-Among-Us-in-Chicago-at_Graceland-Cemetery-Chloe-Crade

Crédito de la fotografía: Jordan Matter

Jennifer Jones en Times Square

9pDancers-Among-Us-in-Times-Square-Jennifer-Jones

Crédito de la fotografía: Jordan Matter

Annmaria Mazzini y Robert Kleinendorst en un restaurante de Nueva York

9qFish-Restaraunt-Robert-Kleinendorst-Annmaria-Mazzini59

Crédito de la fotografía: Jordan Matter

Sexo y Arquitectura


casa-das-canoas

“Casa das Canoas”, la residencia familiar de Oscar Niemeyer. (Credito de la fotografía: Wikimedia Commons)

La mayoría de nuestras experiencias sexuales ocurren entre cuatro paredes.
Por eso es extraño lo poco que los arquitectos han dejado escrito sobre el sexo. Si su rutina consiste en diseñar espacios donde el sexo ocurre, uno esperaría que dedicasen más tiempo a pensar sobre ello.

Con esta premisa comienza el delicioso estudio “Sex and Buildings” de Richard J. Williams, profesor de Cultura Visual en la Universidad de Edimburgo, que acaba de ser publicado en el Reino Unido.

Williams nos propone un viaje por la arquitectura del siglo XX -desde el norte de Inglaterra hasta Brasil pasando por California y las comunas hippies de Nuevo México- para explorar cuestiones fascinantes: ¿cuál es la relación entre la moral sexual y la arquitectura de una sociedad? ¿Las costumbres sexuales tienen un reflejo en la obra arquitectónica o quizás son los edificios quienes afectan al sexo? ¿Ha existido alguna arquitectura que estimulase una sexualidad más abierta?

El profesor escocés confiesa que estas preguntas nacieron durante una estancia en Brasil, donde viajó para preparar un estudio sobre Oscar Niemeyer y el modernismo arquitectónico. El contraste con Edimburgo le resultó tremendo: “En comparación, la arquitectura escocesa me parece represiva. Edimburgo es una ciudad arquitectónicamente muy consistente: está compuesta por edificios de 4 pisos con una iglesia en cada esquina. Toda la arquitectura tiene un aire anti-sexual, es una sociedad conservadora en términos morales y ese conservadurismo se refleja en los ladrillos”.

Para Williams el mejor balance entre espacios arquitectónicos y vida sexual se ha logrado en las comunidades de cohabitación desarrolladas en los países nórdicos desde los años 70. Un ejemplo es Sættedammen en Dinamarca, donde decenas de familias conviven en una estructura a medio camino entre la “comuna” y el individualismo convencional.

¿Algún arquitecto entre los lectores? Me encantaría leer vuestras reflexiones. Acabo de descubrir este tema y me fascina (me refiero a la arquitectura, claro está).

Señales de advertencia que celebran la vida (FOTOS)


1-reserved

“RESERVADO para juegos y diversión” (TheClick / National Trust)

Si alguno de vosotros tiene previsto viajar este verano al este de Inglaterra, prestad atención a las “señales de advertencia” que encontraréis en algunos parques.

El National Trust ha instalado una serie de signos que tienen la apariencia de instrucciones o advertencias, pero que en realidad invitan a explorar, tocar y disfrutar de los jardines.

2-keep

“PERMANEZCA en el CÉSPED” (TheClick / National Trust)

3-photographs

LAS FOTOGRAFÍAS tomadas desde este lugar son fantásticas (TheClick / National Trust)

4-atencion

¡ATENCIÓN! La necesitará para descubrir la abundancia de vida en este rincón. (TheClick / National Trust)

5-notice

OBSERVE la belleza de las flores mientras camina por el bosque. Haga fotos, huéla su perfume y disfrute del día. (TheClick / National Trust)

6-sit

POR FAVOR, SIÉNTESE AQUÍ. Es un rincón maravilloso. (TheClick / National Trust)

7-touch

POR FAVOR, TOQUE los árboles – o, incluso, ¡abrázelos!  (TheClick / National Trust)

Esta última señal me recuerda la historia que contaba José Saramago sobre su abuelo: cuando aquel hombre analfabeto supo que iba a morir, se despidió de los árboles de su jardín abrazándolos uno por uno.

Así lo relataba Saramago en una entrevista:

Era un hombre analfabeto, que vivió toda su vida siendo pastor [...] Cuando lo íbamos a llevar en el coche a la estación de tren, le pasa esa idea de dirigirse al huerto, y abrazar a los árboles, porque se veía que no volvería, y además abrazarlos llorando.

Si yo tuviera un blasón, mandaría poner en ese blasón un hombre abrazado a un tronco de un árbol, porque es de tal forma, puede pensar que ha salido de una imaginación literaria extraordinaria para inventar algo como esto.

Si la vida hubiera sido diferente, distinta, el novelista sería él, e iría a Estocolmo a recoger el premio, y yo, ahora, tendría tanto orgullo en ser el nieto de un premio Nobel como el que tengo de ser el hombre que cuando iba a morir se despidió de sus árboles llorando.

P.D.- Mañana publicamos el segundo vídeo de “Física cuántica explicada en 5 minutos”.

Un padre captura en fotografías el universo de su hijo autista (FOTOS)


f1

Crédito de la fotografía: Timothy Archibald

Cuando su hijo mayor Eli fue diagnosticado de autismo a la edad de 5 años, el fotógrafo Timothy Archibald descubrió que su oficio podía ayudarle a establecer puentes emocionales con él.

Así nació una conversación fotográfica en la que el pequeño guía a su padre a través de su universo.

Aquí os dejo algunas fotografías de la serie. Podéis verla completa en la página web de Archibald y también en su libro “Echolilia”

(h/t a Maysun, una gran fotógrafa que me descubrió este proyecto.)

f2

Crédito de la fotografía: Timothy Archibald

 

f3

Crédito de la fotografía: Timothy Archibald

f25

Crédito de la fotografía: Timothy Archibald

f4

Crédito de la fotografía: Timothy Archibald

El astronauta que canta David Bowie desde la Estación Espacial (Vídeo)


bowie

Crédito de la fotografía: YouTube

En los 6 meses que ha durado su misión en la Estación Espacial Internacional, el astronauta canadiense Chris Hadfield se ha convertido, con sus fotografías, en una estrella de Twitter y también nos ha enseñado qué ocurre cuando se llora en el espacio.

Ahora Hadfield se despide de la Estación Internacional a su manera: cantando Space Oddity de David Bowie desde el espacio. (Atención a la letra de la canción, está ligeramente adaptada para la ocasión…)

Si alguno de vosotros se anima a crear un club de fans de Chris Hadfield, por favor, contad conmigo.

Café con los lectores (ACTUALIZACIÓN)

coffee mocha

Queridos lectores:

Gracias.

Estoy abrumado por vuestras respuestas a la invitación al café. He recibido más de 1.500 mensajes desde todos los rincones del mundo (de Nueva York a Montevideo y desde Sidney a Ciudad del Cabo).

Perdonadme si tardo un tiempo en responderlos todos.

Me habéis hecho muy, muy feliz. Gracias de todo corazón.

Alberto.