El Partido Republicano contra la Ciencia

Delegados de la Convención Republicana en Tampa (AP).

«En los colegios de Texas, enseñamos tanto la teoría de la evolución como el creacionismo. Y esperamos que seas lo suficientemente inteligente para decidir cuál es la correcta.» Rick Perry, gobernador de Texas.

Durante esta semana se celebra en Florida la convención del Partido Republicano que proclamará a Mitt Romney como candidato a las elecciones presidenciales de noviembre. Os confieso que escuchar a los republicanos hablar de ciencia es una experiencia profundamente dolorosa. Creo que voy a necesitar unas semanas para recuperar mi ya delicado equilibrio mental. ¿Cómo puede ser que triunfen semejantes cenutrios en el país con los mejores científicos del mundo?

El Partido Republicano, empujado por el fanatismo del Tea Party, ha iniciado una cruzada contra la ciencia de la que también nosotros seremos víctimas.

 ¿Por qué nos afecta a nosotros lo que piensen los republicanos sobre la ciencia?

Nadie invierte tanto dinero en ciencia como el gobierno de los EEUU. Allí están los mejores centros de investigación del mundo y el mayor número de premios Nobel. La política científica estadounidense tiene más repercusión sobre los tratamientos para el cáncer en España que cualquier acción de nuestro gobierno. 

Además de Romney, aquí están los otros 6 candidatos de las primarias republicanas:

Rick Perry (gobernador de Texas):

«La teoría de la evolución es sólo una teoría más. En los colegios de Texas, enseñamos tanto la teoría de la evolución como el creacionismo. Y esperamos que seas lo suficientemente inteligente para decidir cuál es la correcta.»

 Ron Paul (congresista desde 1997):

«No acepto la teoría de la evolución. El Creador que yo conozco nos diseñó a cada uno de nosotros en el momento y de la manera precisa.»

 Michele Bachmann (congresista desde 2007):

«Dios ya no sabe como llamar la atención de los políticos. Tuvimos un terremoto y ahora hemos sufrido un huracán. Es su forma de decirnos: ‘¿Vais a empezar a escucharme?'».

 Herman Cain (ex-presidente de la Reserva Federal de Kansas):

«El cambio climático no es real. La ciencia, la verdadera ciencia, nos dice que no hay ningún peligro.»

Jon Huntsman (ex-gobernador de Utah):

«Creo en la teoría de la evolución y confío en los científicos en cuanto al cambio climático. Llámenme loco.»

 Rick Santorum (senador desde 1995 hasta 2007):

«Yo creo en Génesis 1:1, Dios creó los cielos y la Tierra. Si el gobernador Huntsman quiere creer que desciende de un mono, allá él.»

Estas declaraciones resuenan perfectamente con su base electoral. Según una encuesta de Gallup, el 68% (±3%) de los votantes republicanos cree que el nacimiento de la especie humana se produjo literalmente como explica la Biblia y Dios creó al hombre hace unos 10.000 años. Otra encuesta del Pew Research Center encontró que sólo un 6% de los científicos estadounidenses se identifica como votante republicano.

Aunque la información que nos llega sobre la campaña electoral está dominada por la economía y la política exterior, la ciencia también se la juega en noviembre.

PD.- Os ruego que me ayudéis a comprender algo que nunca entendí de los EEUU. He viajado allí varias veces, pero nunca he encontrado una respuesta convincente a esta pregunta: ¿Cómo puedes tener las mejores universidades del mundo, las mejores revistas de ciencia, las empresas tecnológicas más innovadoras y, a la vez, un nivel educativo medio tan abismal?

Carta de un investigador a Rouco Varela, arzobispo y deshauciador

Querido Antonio María,

Ayer, después de la misa de las 19h, varios afectados por los desahucios hipotecarios decidieron encerrarse en La Almudena, la catedral de tu archidiócesis. La Iglesia, mostrando gran solidaridad con estas personas que sufren, decidió llamar a la policía para desalojarlos.

Por lo visto, os preocupa más vuestra casilla en la Declaración de la Renta que las casas de familias desahuciadas.

Antonio Maria, yo soy ateo, pero algunos mensajes del cristianismo que me parecen fabulosos. Si me permites, me gustaría recordar algunas enseñanzas de un personaje que quizás te suene: un tal Jesús de Nazaret, hijo de José el banquero, -perdón, José el carpintero-.

¿Jesús apoyaría a las familias deshauciadas o a los bancos? Yo soy investigador en física, no tengo ninguna capacidad para dictar clases de religión. Me limito a copiar de la Biblia:

1) «Él derribó del trono a los poderosos y enalteció a los humildes, a los hambrientos los colmó de bienes y a los ricos los despidió vacíos.» (Lc 1,52-53).

2) «Cuando des una comida o una cena, no invites a tus vecinos ricos. Cuando des un banquete, invita a los pobres.» (Lc 14,13)

3) «Había cierto hombre rico que se vestía de púrpura y lino fino, celebrando cada día fiestas con esplendidez. Y un pobre llamado Lázaro yacía a su puerta cubierto de llagas, ansiando saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico. Murió el pobre y fue llevado por los ángeles al seno de Dios; murió el rico y fue sepultado en el Infierno.» (Lc 16,19-23).

4) «Así pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo.» (Lc 14,33)

5) «Él hace justicia al huérfano y a la viuda, y ama al extranjero dándole pan y vestido.» (Dt 10,17)

Antonio María, menos mal que Jesús vivió hace 20 siglos. Tengo la impresión de que si viviera en nuestros tiempos, hubiese montando un 15-M de la de Dios.

Un abrazo su Eminencia,

Alberto Sicilia.

Exijo la lapidación de Javier Krahe por blasfemia

Hoy comienza el juicio contra el cantautor Javier Krahe por «escarnio de las creencias religiosas».

El Centro Jurídico Tomás Moro lleva a los tribunales a Krahe y a Montserrat Fernández, productora del programa «Lo + Plus», por un cortometraje que explica la «receta para cocinar un Cristo»:

«Calcúlese un Cristo ya macilento para cada dos personas. Se le extraen las alcayatas y se le separa de la cruz, que dejaremos aparte. Los estigmas pueden mecharse con tocino. Se desencostra con agua tibia y se seca cuidadosamente. En una fuente de horno, y sobre lecho de cebolla, colocaremos al Cristo al que untaremos con abundante mantequilla. Una vez salpimentado, pueden añadírsele especias y finas hierbas al gusto. Se deja al horno moderado durante tres días, al cabo de los cuales sale completamente solo.»

El artículo 525 de nuestro Código Penal castiga con pena de ocho a doce meses a quienes «hagan públicamente escarnio de dogmas, creencias, ritos o ceremonias de una confesión religiosa». Hace unos meses, un juzgado de Colmenar Viejo impuso una fianza de 192.000 euros a Krahe y de 144.000 a Monserrat Fernández

En mi opinión, este castigo es demasiado tibio. Si fuésemos un país como Dios manda, Krahe sería dilapidado en los instantes previos al comienzo de la próxima final de la Copa del Rey. Así nos ahorraríamos, además, la pitada contra el monarca.

Desde este blog también exhortamos al Tribunal Supremo para que dicte una orden de detención internacional contra Woody Allen. Todos esos chistes sobre la comunidad judía de Brooklyn no pueden quedar impunes. ¡Alabad a Yahveh, infieles! Tampoco nos olvidamos de los humoristas gráficos daneses que se atrevieron a dibujar a Mahoma. ¡Allahu Akbar!

Ahora en serio: lo más irónico de toda esta historia es que la organización que se ha querellado contra Krahe lleva el nombre de Tomás Moro, uno de los grandes humanistas del siglo XVI. Amigo íntimo de Erasmo de Rotterdam, abogado, poeta, traductor, teólogo y autor de «Utopía», Moro soñó con una República en la que todos los ciudadanos gozasen de plena libertad religiosa. Y defender el concepto de «libertad religiosa» en la Europa del siglo XVI no era precisamente una postura demasiado confortable. Si Moro estuviese vivo, no duden de que hoy estaría sentado junto a Javier Krahe.

Obviamente, este post sólo podía terminar con una declaración de fe: mi religión es la sátira y Krahe es uno de sus profetas.

(canten conmigo)

[…]
Life’s a piece of shit
When you look at it
Life’s a laugh and death’s a joke, it’s true.
You’ll see it’s all a show
Keep ‘em laughing as you go
Just remember that the last laugh is on you.
[…]