6 claves para comprender las armas químicas y Siria


siria

Crédito de la fotografía: World Human Rights

Ayer comenzaron a circular vídeos de un supuesto ataque químico en el distrito de East Goutha, al noroeste de Damasco. En este link podéis encontrar una minuciosa recopilación de 131 vídeos diferentes. Los rebeldes acusan al gobierno de un ataque con armas químicas. El gobierno afirma que se trata de un nuevo montaje de los terroristas.

Es evidente que debemos responder dos preguntas fundamentales:

a) ¿Se produjo un ataque con armas químicas? En caso afirmativo, ¿con qué agente químico? ¿cómo fue desplegado?

b) ¿Quienes son los responsables?

En mi opinión, todavía no existen respuestas completas y definitivas a estas preguntas.

Desde hace meses, la información que nos llega desde Siria es extremadamente difícil de verificar. La presencia de periodistas independientes es mínima, pues decenas de colegas (alguno muy buen amigo) han sido secuestrados o asesinados por ambos bandos. Lo único evidente es el sufrimiento de millones de seres humanos a un lado y otro de la zona de combate.

Por eso, creo que sería importante discutir algunos aspectos sobre las armas químicas en el contexto de la guerra en Siria.

1) Hubo situaciones anteriores en las que los rebeldes acusaron al gobierno del uso de armas químicas y esas denuncias se demostraron falsas.

Primer ejemplo: los rebeldes acusaron al régimen de utilizar armas químicas el pasado 29 de abril en la ciudad de Saraqeb. Pero un minucioso análisis de Eliot Higgins demostró que los proyectiles utilizados no eran compatibles con armas químicas.

Segundo ejemplo: en algunas webs comenzó a circular hace unas semanas este vídeo. En él se afirma que los rebeldes habían capturado armas químicas del gobierno. Pero, en realidad, lo que aparece en el vídeo no son armas químicas, sino un kit soviético para analizar agentes químicos.

Tercer ejemplo: los rebeldes denunciaron que el régimen había utilizado armas químicas en Sheikh Maghsoud. Un análisis de Allen Vanguard, otro especialista independiente, demostró que las víctimas que aparecían en el vídeo no presentaban los síntomas compatibles con el uso de armas químicas.

Estos ejemplos no son los únicos. Muchos grupos de apoyo a los rebeldes acusan a estos expertos (científicos reconocidos mundialmente) de “acólitos del régimen”.

2) Sin embargo, los vídeos de ayer son muy diferentes y muestran todas las evidencias de un ataque con armas químicas.

Los expertos que niegan los casos anteriores, están de acuerdo en que los vídeos de ayer corresponden a un ataque con armas químicas.

En este artículo de The Guardian podéis leer las opiniones de Jean Pascal Zanders, Ralph Trapp y Gwyn Winfield.

A diferencia de los casos anteriores, donde las acusaciones sólo se apoyaban en un vídeo de baja calidad, ayer salieron cientos de vídeos de fuentes completamente diferentes.

Las víctimas presentan los síntomas compatibles con armas químicas: cuerpos sin heridas, pupilas cerradas, marcas azules, espuma alrededor de la boca, extremidades rígidas y sacudidas nerviosas. Mónica García Prieto, seguramente la periodista española con mejores contactos en la zona, consiguió hablar ayer con varios médicos del distrito. Todos le confirmaron que se trataba de un ataque con armas químicas.

En muchos de los 131 vídeos podéis ver a seres humanos (algunos bebés de pocos meses) muriendo de asfixia frente a vuestros ojos.

3) Los vídeos de ayer provienen de una zona bajo control rebelde que estaba siendo atacada por las fuerzas de Assad.

La cantidad de vídeos es tan enorme que resulta muy fácil verificar que se grabaron en el distrito de Goutha. (De hecho, es bastante sencillo hacer un “matching” de edificios y cruces de carreteras con Google Earth).

Esa zona al noreste de Damasco lleva más de un año bajo control rebelde. La propia agencia de oficial del gobierno sirio había anunciado que esa mañana comenzaría una gran ofensiva para reconquistar el distrito.

4) Siria reconoció oficialmente en 2012 que posee un arsenal de armas químicas.

Junto con Israel, es uno de los 6 países que no han firmado la “Convención sobre Armas Químicas”.

En julio del año pasado, Jihad Makdissi, el ministro de asuntos exteriores, afirmó que “sólo se utilizarían ante la agresión de una potencia externa”.

5) Resultaría muy fácil demostrar científicamente si se produjo (o no) un ataque con armas químicas.

Desde hace una semana, la ONU tiene a un equipo de expertos en armas químicas en un hotel a 10 km. del lugar de los hechos.

Los científicos de ese equipo fueron confirmados tanto por países “pro-Assad” (Rusia y China) como por países “anti-Assad” (EEUU, Francia y Reino Unido).

Bastaría con que tomasen muestras de orina y sangre en la zona durante los próximos días.

6) Parece estúpido pensar que Assad ha lanzado un ataque con armas químicas cuando tiene a inspectores en Damasco.

En efecto, resulta extraño pensar que Assad ha usado armas químicas precisamente cuando los inspectores están cerca de la zona. Pero por ahora, los inspectores están en el hotel y no tienen el permiso del gobierno para visitar el distrito.

Una nota personal: no soy precisamente un fan de Assad, pero los yihadistas que han tomado el control del bando rebelde también merecen mi más profundo desprecio. Hace 2 semanas secuestraron cerca de Alepo a uno de mis mejores amigos, un tipo bueno y valiente.

Hemos visto a bebés que se revuelven luchando por su respiración y mueren asfixiados. Ya no vale la excusa de que no sabíamos lo que ocurría. Debemos exigir la verdad con pruebas y detalles definitivos, y los nombres de los culpables, sean quienes sean.

Ver más post de la serie “Retazos de Alepo en guerra”