Ilusiones ópticas que añaden una dimensión a la realidad


(Crédito de la fotografía: Brussup)

En el siguiente vídeo se os presentan tres objetos: un cubo de Rubik, un zapato y una cinta adhesiva.

Atentos, porque la realidad es muy diferente a la que vuestro cerebro percibe (explicación debajo, primero mirad el vídeo):

Ninguno de los objetos tiene 3 dimensiones aunque vuestro cerebro os informe de lo contrario.

Estas ilusiones ópticas, creadas por Brussup, están basadas en la llamada «proyección geométrica anamórfica»: un objeto de dos dimensiones, deformado según una particular transformación matemática, puede parecer de tres dimensiones cuando se mira desde un ángulo privilegiado.

La transformaciones anamórficas han sido utilizada por muchos pintores: el primero en hacerlo fue Leonardo da Vinci, pero el maestro de estos juegos de perspectivas es sin duda Hans Holbein El Joven. Si alguna vez viajáis a Londres, no os perdáis su cuadro «Los Embajadores» en la National Gallery.

A veces nuestro cerebro procesa la información de manera errónea y percibimos realidades que no existen.

P.D.- Si queréis entreteneros en casa, podéis imprimir estas imágenes en proyección anamórfica. Aquí están los ficheros en alta resolución del cubo de Rubik, el zapato y la cinta adhesiva.