Los océanos se están calentando más rápido de lo que se pensaba (y acelerando)

Alrededor del 90% del calentamiento del planeta queda acumulado en los océanos. El estudio de las temperaturas en el mar es clave.

¿Cómo se mide la temperatura de los océanos?

Con un sistema llamado “Argos”, que consiste en una flota de bollas automatizadas. Hay unas 3.500 de estas boyas repartidas por todos los océanos del mundo. Se hunden hasta unos 2.000 metros de profundidad y cuando vuelven a la superficie envían por satélite los datos de temperatura que han recogido.

¿Cuáles son las conclusiones del nuevo estudio publicado?

Que los océanos se están calentando un 13% más rápido de lo que hasta ahora pensábamos, y que el fenómeno está acelerando.

“Este estudio muestra que, durante los últimos 50 años, los océanos han absorbido más calor de lo que la comunidad científica creía hasta ahora. La sensibilidad de los océanos frente al dióxido de carbono en la atmósfera es aún mayor.”

Los océanos contienen la memoria del cambio climático. Las altas temperaturas en la superficie se ven amplificadas por el calor acumulado en el agua más profunda. Este proceso es una de las razones por las que 2016 fuese el año más caluroso en los registros, superando a 2015, que también supuso un record a su vez. Eso provoca que cada vez haya más huracanes, más olas de calor, más sequías y más incendios forestales en el planeta.

Que aumenten las temperaturas del océano no sólo afecta a la vida marina (por ejemplo, matando a los corales). Las altas temperaturas en la superficie hacen que se produzca más vapor de agua, aumentando así los riesgos de eventos climáticos extremos.

Como investigador, te necesito: invitación para un viernes noche


Open Letter for Science

Crédito de la fotografía: Amaya Moro-Martín

El pasado 14 de Junio miles de científicos caminamos hacia la sede de la Secretaría de Estado de Investigación. Cuando llegamos, la Guardia Civil nos cerró la verja. Literalmente. 

Carmen Vela nos hizo saber que estaba demasiada ocupada como para recibir a los representantes de la mayor concentración de investigadores en la historia de nuestro país.

Llevábamos también una copia de la Carta Abierta por La Ciencia que habían firmado 80.000 personas. Quedó pegada con celo en la verja del Ministerio.

Esta tarde de viernes 27 de septiembre los investigadores volvemos a salir a la calle. Si tienes un ratito, me encantaría que nos acompañases.

En este blog hemos escrito muchas veces sobre las cifras de los recortes en ciencia. Pero me gustaría que conocieses en persona las historias de las compañeras y compañeros que preparan las maletas porque no encuentran oportunidades en España.

Somos un colectivo demasiado pequeño y quizás a veces no hemos hecho el esfuerzo suficiente para comunicarnos con el resto de la sociedad. Para que florezca la ciencia en un país se necesitan investigadores, pero también ciudadanos comprometidos con ella. Creo que quienes nos dedicamos a este oficio lo olvidamos a menudo.

Quizás este no es el plan más sexy que te han propuesto para un viernes por la tarde, pero dadnos una oportunidad. Merece la pena que nos encontremos.

Nota: La marcha sale a las 19h del Jardín Botánico de Madrid (Plaza Murillo, junto al Museo del Prado). Para los que no podáis venir, os contaremos lo que ocurre por Twitter con el hashtag #PorLaCiencia27S

Las confesiones más divertidas de los científicos


(Crédito de la fotografía: North Carolina School of Science and Mathematics)

(Crédito de la fotografía: North Carolina School of Science and Mathematics)

Todas las encuestas afirman que los científicos somos uno de los colectivos mejor valorados por la población.

Esta percepción corre el riesgo de derrumbarse si leéis el resto de este post.

El pasado 8 de enero, un investigador en neurociencia llamado Leigh, lanzó en Twitter el hashtag #overlyhonestmethods (algo así como “métodos científicos demasiado honestos”). A partir de ahí, comenzaron a llover las confesiones de muchos otros investigadores. El asunto tuvo tanta repercusión en el mundo académico que hasta la revista científica PLOS publicó una larga reflexión al respecto.

Nota para los lectores que no se dedican a la investigación: Las siguientes confesiones NO son reales. Seguid confiando en los científicos.

Nota para los investigadores: Las siguientes confesiones Sí QUE PODRÍAN ser reales. Y nosotros lo sabemos… 😉

*****

“Para este experimento, en lugar de ratas, utilizamos a estudiantes de nuestra universidad. Las ratas son demasiado caras y se les acaba cogiendo cariño.”
(Overly Honest Method, ‏@OverlyHonestly)

*****

“No sabemos exáctamente cómo se lograron estos resultados. El investigador que hizo todo el trabajo ahora se gana la vida como panadero.”
(Atif Kukaswadia, @MrEpid)

*****

“Los experimentos se repitieron una sóla vez porque el jefe estaba en una conferencia y, para ser sinceros, esa semana no trabajó ni perri.”
(Paul Coxon, @paulcoxon)

*****

“Disculpe, pero no puedo adjuntar los datos originales del experimento, porque ya no recuerdo qué coño significan los nombres de mis archivos de Excel.”
(Morgan Edwards, @mangoedwards)

*****

“Para nuestro estudio de biología marina, no pudimos analizar tantas ostras como almejas porque alguien descubrió nuestras muestras y se las comió.”
(Amy Freitag, @bgrassbluecrab)

*****

“Para este experimento decidimos utilizar la técnica “Y” porque es la más novedosa, potente y refinada. Bueno, también porque es la única que sabemos utilizar.”
(biochem belle, @biochembelle)

*****

“La máxima temperatura que utilizamos en nuestro experimento fue de 150ºC. A partir de ahí, el microscopio empezó a echar humo por todos lados.”
(Thomas Stucky, ‏@Stucky101)

*****

“Por alguna extraña razón, los lugares donde debemos recoger nuestras muestras geológicas coinciden exactamente con la localización de 4 resorts vacacionales del Caribe.”
(Overly Honest Method ‏@OverlyHonestly)

*****

“Nuestros resultados experimentales coinciden con la teoría. Pero sólo los jueves.”
(Tharindi H, @tharindi_h)

*****

“Las muestras experimentales fueron incubadas durante más de 48 horas porque las puse el viernes y me niego a trabajar el fin de semana.”
(Alex Chase, @aechase)

*****

“Las muestras fueron cuidadosamente preparadas en una habitación estéril, después de quitar toda la mierda que había detrás de las máquinas.”
(Knut Behrends, @sudo_f)

*****

“Las reacciones químicas se realizaron a la temperatura del laboratorio. Es decir, JODIDAMENTE FRÍO!!!”
(Rebecca Weinberg, @sciliz)