El granjero que desafió al gobierno chino


Autopista construida alrededor de la casa de Luo Baogen (Crédito de la fotografía: Reuters). Pincha en la fotografía para ampliarla.

Luo Baogen se negó a firmar el documento que decretaba la demolición de su casa para construir una nueva autopista. Pero el gobierno no detuvo el proyecto y levantó la carretera alrededor de su vivienda.

El caso de este granjero de Zhejiang ilustra dos de los asuntos sociales más conflictivos en China: los desahucios y demoliciones para hacer sitio a modernos
proyectos urbanísticos. Se estima que más del 60% de las protestas que se producen cada año en el país están relacionadas con las apropiaciones de tierras.

Las leyes chinas de propiedad no reconocen la propiedad privada del suelo, solamente concesiones que pueden ser expropiadas en caso de «interés público». Sin embargo, el concepto de «interés público» no está definido legalmente.

Esta ambiguedad es utilizada por los gobiernos locales para vender las parcelas a promotores urbanísticos «bien conectados». Según Guan Qingyou, profesor en la Universidad de Tsinghua (Pekín), la venta de terrenos produce el 75% de los ingresos de las administraciones.

¿Recalificaciones? ¿Corrupción urbanísita? ¿Desahucios?

A mí esto me suena de algo.

P.D.- Tras semanas de resistencia, la casa ha sido demolida esta mañana.

La «Marca España» vista desde el extranjero

La BBC y el New York Times reflejan las realidades detrás de la «Marca España». ¿A quién queremos engañar? ¿Por qué no nos dejamos de mamarrachadas y tratamos de aliviar el sufrimiento que nos rodea?

Fotografía de Samuel Aranda en la portada de The New York Times del 25/Septiembre/2012

La BBC y el New York Times, seguramente los dos medios más prestigiosos del mundo, publicaron ayer sendos especiales sobre nuestro país.

La fotogalería elegida por el New York Times es hermosísima y terrible. Se titula «En España, Austeridad y Hambre» y muestra las realidades ahora cotidianas en nuestro país: deshaucios, solares urbanizados pero sin construir, protestas sociales, cierre de empresas. (No os la perdáis).

Las imágenes son de Samuel Aranda, un fotógrafo barcelonés de 33 años. Samuel ganó el año pasado el «World Press Photo», uno de los galardones más prestigiosos para un fotoperiodista.

Samuel no encontró oportunidades en España. El New York Times apostó por él. Así lo explicaba en una entrevista en ABC:

«Lo de España es de lo más absurdo del mundo. Tenemos una de las mejores canteras de fotógrafos (Emilio Morenatti, Fernando Moleres, Bernat Armangue, entre muchos otros), y todos nos hemos tenido que buscar la vida fuera de nuestro país. Simplemente porque la mayoría de editores de España no contestan ni al teléfono. […] Y ya no es solo que estén interesados o no; es el trato.

Ahora trabajando con The New York Times te sientes apoyado en todo momento.»

A las realidades mostradas por las fotografías del New York Times, yo le añado una más: estamos perdiendo a nuestra gente con más talento.

En la web de la BBC podéis leer un excelente reportaje titulado «Valencia: una ciudad sin medicinas». Paul Mason explora la situación de las farmacias valencianas, a las que el gobierno autonómico no ha pagado las medicinas dispensadas entre enero y mayo. Algunas se están quedando sin insulina. Mason se pregunta cómo es posible que ocurra en un lugar donde se construyó un circuito urbano de Fórmula 1, el puerto de la Copa América, la Ciudad de Las Ciencias o un aeropuerto sin aviones.

Rajoy llegó ayer a la Asamblea General de la ONU y declaró que su prioridad era «vender la Marca España». ¿A quién queremos engañar? ¿Por qué no nos dejamos de mamarrachadas y tratamos de aliviar el sufrimiento que nos rodea?

Carta de un investigador a Rouco Varela, arzobispo y deshauciador

Querido Antonio María,

Ayer, después de la misa de las 19h, varios afectados por los desahucios hipotecarios decidieron encerrarse en La Almudena, la catedral de tu archidiócesis. La Iglesia, mostrando gran solidaridad con estas personas que sufren, decidió llamar a la policía para desalojarlos.

Por lo visto, os preocupa más vuestra casilla en la Declaración de la Renta que las casas de familias desahuciadas.

Antonio Maria, yo soy ateo, pero algunos mensajes del cristianismo que me parecen fabulosos. Si me permites, me gustaría recordar algunas enseñanzas de un personaje que quizás te suene: un tal Jesús de Nazaret, hijo de José el banquero, -perdón, José el carpintero-.

¿Jesús apoyaría a las familias deshauciadas o a los bancos? Yo soy investigador en física, no tengo ninguna capacidad para dictar clases de religión. Me limito a copiar de la Biblia:

1) «Él derribó del trono a los poderosos y enalteció a los humildes, a los hambrientos los colmó de bienes y a los ricos los despidió vacíos.» (Lc 1,52-53).

2) «Cuando des una comida o una cena, no invites a tus vecinos ricos. Cuando des un banquete, invita a los pobres.» (Lc 14,13)

3) «Había cierto hombre rico que se vestía de púrpura y lino fino, celebrando cada día fiestas con esplendidez. Y un pobre llamado Lázaro yacía a su puerta cubierto de llagas, ansiando saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico. Murió el pobre y fue llevado por los ángeles al seno de Dios; murió el rico y fue sepultado en el Infierno.» (Lc 16,19-23).

4) «Así pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo.» (Lc 14,33)

5) «Él hace justicia al huérfano y a la viuda, y ama al extranjero dándole pan y vestido.» (Dt 10,17)

Antonio María, menos mal que Jesús vivió hace 20 siglos. Tengo la impresión de que si viviera en nuestros tiempos, hubiese montando un 15-M de la de Dios.

Un abrazo su Eminencia,

Alberto Sicilia.