4 modestas propuestas para una revolución en España


reuters

Crédito de la fotografía: Reuters

Algunos seréis de derechas y otros somos de izquierdas. Ojalá eso no cambie nunca: la tensión de ideas y el debate riguroso son los requisitos fundamentales para que una sociedad avance. Pero creo que muchos estaréis de acuerdo en que la putrefacción de nuestro sistema político ha alcanzado su límite y que en este proyecto podemos trabajar juntos.

Es el momento de acabar con la élite política que nos ha gobernado desde la Transición. Llevamos tres décadas gobernados, esencialmente, por miembros de la misma tribu. Rajoy ya era ministro hace 16 años y Rubalcaba hace 20. Tenemos en el gobierno y en la oposición a los mismos que colocaron a sus amigotes en las cajas de ahorros, los mismos que celebraban el “milagro económico” mientras se inflaba la mayor burbuja inmobiliaria de Europa. Esa élite ha construido un sistema de representación política que, en la práctica, bloquea cualquier renovación. Ha llegado la hora de dinamitarlo.

Las manifestaciones y las protestas en la calle pueden ser necesarias para mostrar el hartazgo que sentimos. Pero creo que hay maneras más efectivas de golpear donde más duele:

1) Afiliados y trabajadores de los partidos políticos.- Miles de personas en España estáis afiliadas a los grandes partidos y estoy seguro de que entrásteis en política porque queréis construir una sociedad mejor. Vosotros tenéis acceso a conversaciones, documentos y memorándos internos de los partidos. Los ciudadanos os necesitamos para que todo salga a la luz.

Comprendo que es una decisión muy difícil dadas las caciquiles estructuras de poder en los partidos españoles. Pero si sois muchos los que dais ese paso hacia delante, nadie podrá amenazaros y ganaréis el reconocimiento de toda la sociedad.

2) Ciudadanos que tenemos una cuenta bancaria.- Los bancos son, por su diseño, instituciones extremadamente frágiles. El funcionamiento de todos los bancos reposa sobre un sistema «de reserva fraccionaria»: ninguno puede resistir si una parte de sus clientes decide retirar sus depósitos al mismo tiempo.

Los bancos españoles tienen toda la información sobre los movimientos financieros de los partidos. Quienes poseemos una cuenta bancaria tenemos el poder de presionarles para que esa información se haga pública.

3) Trabajadores de la Administración y en empresas con contratos con la Administración.- El sistema judicial de nuestro país está desbordado: cientos de casos de corrupción nunca se conocerán si vosotros no los sacáis a la luz. Si una sola persona se lanza es muy fácil que la amenacen y silencien. Pero un movimiento organizado sería imposible de parar.

4) Trabajadores en sectores estratégicos (energía y transporte).- Vuestro poder de presión es enorme. Ningún gobierno del mundo puede resistir una huelga seria en vuestros sectores. Toda la sociedad os apoyaría si el motivo de vuestra protesta es que se refunden nuestras instituciones políticas. Ejemplos:

a) Que se haga obligatorio declarar los donativos privados a los partidos, b) Que los partidos políticos estén obligados a publicar sus cuentas, c) Que los delitos por corrupción no prescriban tan rápido y que tengan penas mucho más severas, d) Que se reduzcan los cargos que los partidos pueden nombrar «a dedo» cuando ganan cualquier tipo de elecciones.

Disculpad si el título o el contenido de este post parecen demasiado grandilocuentes. Pero me desespero cuando a mi alrededor sólo escucho lamentaciones y quejas de que «no podemos hacer nada». No es verdad. Acabar con las actuales estructuras políticas está completamente en nuestras manos. 

P.D.- Seguro que a vosotros se os ocurren otras ideas. Me encantaría que las compartiéseis en los comentarios.