Así es una supernova masiva momentos después de que explote la estrella

Antes de nada, ¿qué es una supernova?

Una supernova es una de las formas en las que muere una estrella.

Espera… ¿qué quiere decir que una estrella “muera”?

Cuando una estrella agota su combustible (el hidrógeno de la fusión nuclear), se vuelve inestable. En el caso de una supernova, la estrella estalla lanzando gran parte de su material hacia el espacio.

Ya hemos observado otras supernovas antes, ¿qué tiene este descubrimiento de especial?

Hasta ahora habíamos observado otras supernovas tan masivas días o semanas después de que se produjesen.

Este descubrimiento tiene de especial que la supernova se ha detectado apenas 3 horas después de que la luz llegase a la Tierra. Por primera vez comprenderemos los instantes iniciales de la explosión.

¿Y cómo era esta estrella antes de estallar?

La estrella era una Supergigante Roja, 10 veces más grande que el Sol, unas 10.000 veces más brillante y situada a 160 millones de años luz.

¿Nos puedes dar más detalles?

Los podéis ver en esta infografría realizada por Ofer Yaron, uno de los autores del descubrimiento.

¿Tiene algo de poético una supernova?

Pues sí, una supernova produce los elementos masivos de los que está hecho nuestro planeta y nuestros cuerpos.

Somos, literalmente, polvo de estrellas.

Detectan la luz de las primeras estrellas del Universo

Alberto Sicilia 

Jet producido por un agujero negro. (Crédito de la ilustración: NASA).

Las estrellas mueren, pero su luz continúa viajando por el Universo para siempre.

El Big Bang ocurrió hace unos 13.700 millones de años, pero tuvieron que pasar otros 400 millones de años hasta que se formaron las primeras estrellas. Aunque estas estrellas ya han desparecido, su luz sigue atravesando el Universo. Ayer, un equipo de astrónomos anunció la detección de esa luz primordial.

¿Cómo han detectado la luz de estrellas que ya no existen?

Antes de nada tenemos que explicar dos conceptos. Tranquilos, tienen nombres un poco sofisticados, pero son fáciles de entender:

1) El Fondo Extragaláctico de Luz.

2) Los rayos gamma emitidos por los agujeros negros.

¿Qué es el «Fondo Extragaláctico de Luz»?

Como decíamos al principio del post, las estrellas desaparecen, pero su luz sigue viajando por el Universo para siempre.

Por lo tanto, el Universo está lleno de la luz de todas las estrellas que existen y de todas las estrellas que alguna vez han existido. Esta «sopa» de luz es conocida como el «Fondo Extragaláctico de Luz».

¿Qué son los «rayos gamma de los agujeros negros»?

Los rayos gamma son la forma más energética de luz.

Una de las principales fuentes de rayos gamma son los agujeros negros: al caer en un agujero negro, la materia es acelerada a velocidades cercanas a la de la luz y emite rayos gamma.

Vale, entiendo esto, ¿me puedes explicar ahora cómo han detectado la luz de las primera estrellas del Universo?

Cuando los rayos gamma viajan por el Universo pueden colisionar con la luz del Fondo Extragaláctico. Ese choque crea dos partículas (un electrón y un positrón) y hace que desaparezca el rayo gamma.

Utilizando el Telescopio Espacial Fermi, los astrónomos han comparado la cantidad de rayos gamma que llegan desde agujeros negros situados a distancias muy diferentes. Desde los agujeros negros más lejanos nos llegan muchos menos rayos gamma de los que deberían, porque la mayoría de ellos han sido aniquilados por el Fondo Extragálactico de Luz. A través de este análisis, los científicos han concluido que la distancia media entre las estrellas del Universo es de unos 4.150 años-luz y que las primeras estrellas se formaron hace unos 400 millones de años.

Para más información, os recomiendo esta nota de prensa  (en inglés) que acaba de publicar la NASA.


Somos, científicamente, hijos de las estrellas

Credito de la fotografía: NASA

¿Conocéis el principio de vuestra historia?

Durante nueve meses estuvistéis en el vientre de vuestra madre. Pero antes, mucho antes, pasásteis millones de años en el vientre de una estrella.

Cada uno de los átomos de carbono que componen el cuerpo de la persona a la que amáis, y el vuestro, se formó en el corazón de una estrella.

Somos, científicamente, hijos de las estrellas.

Después del Big Bang, sólo había átomos de hidrógeno. Esos átomos formaron la primera generación de estrellas, que brillaron durante cientos de millones de años. En su interior se formaron los elementos químicos que sostienen la vida: carbono, oxígeno, nitrógeno. Las estrellas de la primera generación explotaron, esparciendo el polvo cósmico que formaría sistemas solares como el nuestro.

Las tres nubes de gas cósmico que podéis observar en la foto son el embrión de nuevas estrellas. Los astrónomos bautizaron a esa región de la Nebulosa del Águila como “Los Pilares de la Creación”.

¿Puedo proponeros algo? La próxima vez que salgáis a pasear, y veáis una estrella en el cielo, parad unos segundos a contemplarla. Quizás, en su interior, se estén formando átomos que un día cobrarán vida. Quizás, dentro de cientos de millones de años, otro ser contemple las estrellas y piense que alguien en el pasado, mientras observaba el cielo, le vió nacer.

Os dejo en la compañía de Neil deGrasse Tyson, astrofísico y director del Planetario de Nueva York:

Cuando miro al cielo por la noche, me estremezco al pensar que somos parte de este Universo, que estamos en el Universo, y quizás más importante aún: que el Universo está en nosotros.

Muchos, al mirar las estrellas, se sienten diminutos porque el Universo es inmenso. Yo me siento enorme porque todos los átomos que me forman vinieron de esas estrellas.

Esta conexión es quizás la necesidad más primitiva del alma humana. Necesitamos sentirnos relevantes, necesitamos sentirnos partícipes de lo que ocurre a nuestro alrededor. Estamos conectados con el Universo. Por el simple hecho de estar vivos.


Stephen Hawking en la inauguración de las Paralimpiadas

Stephen Hawking en la ceremonia inaugural de los Juegos Paralímpicos de Londres 2012. (AFP)

«Desde el amanecer de los tiempos, los humanos hemos anhelado comprender el orden del mundo. Por qué es como es y por qué existe.

Incluso si encontramos una teoría del todo, será sólo un conjunto de reglas y ecuaciones.

¿Qué es lo que insufla fuego en las ecuaciones y crea un universo para que lo describan?

Mira hacia las estrellas.

No mires hacia tus pies.

Sé curioso.»