¿Cómo se formó la Luna? Un nuevo descubrimiento y una explicación sencilla para comprenderlo

NASA/JPL-Caltech

NASA/JPL-Caltech

Los seres humanos llevamos miles de años mirando a la Luna, pero… ¿de dónde salió la Luna?

No lo sabemos con absoluta certeza, pero un artículo publicado ayer en Nature nos acerca a resolver el rompecabezas.

En este post voy a intentar explicar el mecanismo que creemos formó la Luna y cómo los datos publicados ayer confirman una de las principales hipótesis.

1.- La Teoría del Gran Impacto

La hipótesis que creemos correcta se llama la “Teoría del Gran Impacto” y su enunciado sería algo así:

Hace 4.500 millones de años existía un planeta llamado proto-Tierra.

El planeta Proto-Tierra chocó con otro planeta llamado Tea.

Como resultado de la colisión, la Proto-Tierra (con algunos trozos de Tea) formó la Tierra mientras que Tea (con algunos trozos de la proto-Tierra) formó la Luna.

Sean Raymond / planetplanet.net

Sean Raymond / planetplanet.net

2.- ¿Por qué creemos que la Teoría del Gran Impacto es la correcta?

Esto es Ciencia: pensamos que esta teoría es la correcta porque predice muchas características que observamos en la Tierra y en la Luna.

[Por ejemplo: que la rotación de la Tierra y la órbita de la Luna tengan la misma orientación, que las rocas lunares indiquen que la superficie estaba fundida hace millones de años o el pequeño tamaño del núcleo de hierro en la Luna].

3.- Pero la “Teoría del Gran Impacto” tenía un problema…

Las misiones Apolo trajeron muestras del suelo lunar. Cuando se analizaron en detalle estas muestras, los científicos se llevaron una gran sorpresa: las rocas de la Luna tenían “el mismo ADN” que las de la Tierra.

[En términos técnicos, la concentración en isótopos de oxígeno en las rocas de la Tierra y la Luna resultó ser idéntica].

Pero si la Tierra se formó a partir de la Proto-Tierra y la Luna a partir de Tea, no puede ser que Tierra y Luna compartan “ADN”.

4.- Una “Nueva Teoría del Gran Impacto”

El choque entre la Proto-Tierra y Tea fue aún más violento de lo que pensábamos. [En términos técnicos: fue una colisión de más energía y momento angular de lo que creíamos].

La colisión fue tan tremenda que volatilizó por completo a Tea y a una buena parte de la Proto-Tierra.

No es que las rocas se fundiesen en magma: las rocas se convirtieron en gas. (!!!)

El gas se volvió a condensar para formar la Luna y la corteza de la Tierra. Por eso Tierra y Luna tienen el mismo “ADN”. [La concentración en isótopos de oxígeno].

Los resultados publicados ayer en Nature apoyan esta hipótesis. Un equipo de Harvard volvió a estudiar las rocas traídas de la Luna y encontró que los isótopos pesados de potasio son más comunes allí que en nuestro planeta.

El nuevo descubrimiento refuerza la “Nueva Teoría del Gran Impacto”. [Un choque de semejante energía dejaría la misma concentración en isótopos de oxígeno en la Tierra y la Luna pero algo más de isótopos pesados de potasio en la Luna].

Cada vez estamos más cerca de entender de dónde salió la Luna.