La «pillada» a Kerry que puede evitar el bombardeo


Britain US Syria Kerry

Kerry durante la comparecencia de ayer. Crédito de la imagen: ITV News

EEUU está reconsiderando su decisión de bombardear Siria y todo gracias a un «desliz» de John Kerry. Bienvenidos a la realpolitik, donde una «pillada» en una rueda de prensa desata un juego diplomático que puede evitar un ataque militar.

La historia sucedió así:

John Kerry comparece ayer por la mañana en Londres tras su reunión con el Ministro de Exteriores británico. Kerry explica que un bombardeo a Assad es inevitable. Al final de su exposición, se conceden dos preguntas a los periodistas: la primera para la BBC y la segunda para la cadena norteamericana CBS.

Margaret Brennan, la corresponsal de CBS, formula una larga pregunta a Kerry sobre el supuesto ataque químico. Pero, antes de ceder el micrófono, la periodista añade:

¿Y Assad ya no puede hacer nada para evitar el ataque?

Kerry responde en tono burlesco:

Hombre, podría entregar hasta el último gramo de su arsenal químico a la comunidad internacional. Pero él no lo va a hacer, ni tampoco se puede hacer, obviamente.

Kerry pronuncia esta frase creyendo que no tiene ninguna importancia. Es una simple maniobra retórica frente a una pregunta incómoda. El resto de su comparecencia está dedicada a justificar el ataque.

Pero, inmediatamente, Sergei Lavrov (Ministro de Exteriores ruso) agarra la oportunidad. Sale a la televisión en Moscú y anuncia que está de acuerdo con la propuesta de Kerry.

El gobierno estadounidense cae en la cuenta de que los rusos les han pillado desprevenidos.

Jennifer Psaki, la portavoz del Departamento de Estado, comienza a contactar frenéticamente con los medios para desmentir que la frase de Kerry contuviese una oferta:

«Kerry estaba simplemente haciendo un argumento retórico sobre la imposibilidad de que Assad entregase sus armas químicas».

Demasiado tarde. El Ministro de Exteriores sirio Walid al-Moallem anuncia que acepta la oferta rusa:

«Actuaremos con total cooperación con Rusia para evitar cualquier pretexto para un ataque».

En ese momento Kerry está en el avión que le lleva de vuelta a Washington desde Londres.

En la capital estadounidense, algunos congresistas y senadores opuestos a la intervención militar anuncian que la propuesta rusa debe estudiarse.

Obama sabe que no tiene los votos suficientes para que el Congreso autorice su ataque y todas las encuestas en EEUU reflejan que el público está también en contra de la intervención. Por la noche el Presidente estadounidense anuncia que se anula la votación prevista para hoy y que estudiará la oferta rusa.

Mis tweet favorito del día. David Kenner, editor para Oriente Medio de la revista Foreign Policy:

«Siguiente estrategia de la Administración Obama: poner a Kerry delante de un micrófono y dejar que hable durante unas cuantas horas sobre el proceso de paz entre Israel y Palestina».

Ahora en serio: asusta pensar que el mundo funciona así. Y, haya ataque norteamericano o no (ojalá no lo haya), espero que no nos olvidemos de los millones de sirios inocentes que siguen sufriendo a ambos lados de la línea de combate.