En 5 claves: ¿qué significará el reconocimiento de Palestina?


Territorio perdido por Palestina desde 1946 (Crédito de la fotografía: The People Voice Organization).

Ayer Palestina fue reconocida como «estado observador» de la la ONU. ¿Qué significa esto? ¿Qué consecuencias podría tener?

1.- ¿Cuál es la diferencia entre un «estado observador» y un «estado miembro» de la ONU?

Un estado observador, a diferencia de un estado miembro, no tiene derecho a voto en la Asamblea General ni tampoco puede presentar candidatos para ocupar cargos en la ONU.

Pero Palestina sí podrá adherirse a las convenciones internacionales e integrarse en las agencias de la ONU (Organización Internacional del Trabajo, Organización Mundial de la Salud, Organización Mundial de la Agricultura y la Alimentación, etc.)

Hasta ayer, el Vaticano era el único «estado observador» en Naciones Unidas.

2.- ¿Por qué Palestina no ha sido reconocida como «estado miembro»?

Para que un país sea reconocido como «estado miembro», necesita lograr la aprobación del Consejo de Seguridad. En Septiembre de 2011, Palestina presentó su solicitud para convertirse en estado miembro, pero tuvo que retirarla porque EEUU amenazó con un veto en el Consejo de Seguridad.

Sin embargo, para ser reconocido como «estado observador» basta con ganar una votación por mayoría simple en la Asamblea General, donde cada país cuenta con un voto y no existe el derecho a veto.

3.- ¿Cuál era el objetivo de los palestinos con el reconocimiento?

El primer objetivo era demostrar a Israel y a EEUU el apoyo que existe hacia Palestina a nivel internacional. Como podéis ver en el siguiente mapa, lo lograron con creces. En verde están representados los países que votaron a favor de la incorporación y en rojo quienes votaron en contra.

Votos a favor y en contra del reconocimiento de Palestina. Credito de la Fotografía: Avaaz Organization

El segundo gran objetivo es la posibilidad de recurrir ante la Corte Penal Internacional los posibles crímenes de guerra cometidos por Israel. En 2009, la Autoridad Palestina intentó que la Corte Penal Internacional investigase los crímenes israelíes durante la operación «Plomo Fundido», pero la Corte se declaró no-competente porque Palestina no estaba inscrita en la ONU.

4.- ¿Qué represalias pueden tomar Israel y EEUU?

EEUU ha amenazado con retirar toda la financiación a las agencias de la ONU que acepten a Palestina como miembro. En 2009, la UNESCO fue la primera organización que reconoció a Palestina y EEUU dejó de pagar su parte. Además, EEUU es también uno de los principales donantes a la Autoridad Palestina.

Más grave aún podría ser la respuesta israelí. Israel recauda los impuestos en Cisjordanía, que luego transfiere a la Autoridad Palestina. Y ya ha amenazado con congelar estas transferencias si los palestinos se atrevían a llevar el voto a la ONU.

5.- El voto de ayer, ¿cambiará algo la situación en el terreno?

A corto plazo, desgraciadamente, lo más probable es que no cambie nada.

Durante las últimas décadas, las colonias israelíes en el territorio de Cisjordania han crecido exponencialmente. Según cifras de 2010, ya hay 327.000 israelíes que viven en 121 asentamientos situados en un territorio que es considerado como palestino por todos los países del mundo (EEUU incluído).

El problema de estas colonias es que también incluyen carreteras por las que sólo pueden circular los israelíes y que convierten las zonas donde habitan los palestinos en islotes desconectados.

IMPORTANTE: Pinchad en este enlace para un mapa detallado en formato pdf de las colonias en Cisjordania (compilado por la ONG Peace Now).

P.D.- Ana Cárdenes, una gran amiga y periodista de la Agencia EFE en Jerusalén, nos envía esta importante información adicional:

1) Palestina también puede recurrir ante el Tribunal Penal Internacional la transferencia de población de la potencia ocupante a la potencia ocupada que es considerada un crimen de guerra.

2) Además de los 327.000 colonos que viven en Cisjordania, también están los 250.000 colonos en Jerusalén Este, territorio reconocido por la ONU y por todos los países del mundo como palestino ocupado por Israel.

Si te gusta este artículo, puedes meneárlo aquí.

Assange: 4 estrategias para escapar de la embajada

(Crédito de la fotografía: Agencia EFE)

Julian Assange lleva dos meses refugiado en la embajada de Ecuador en Londres, un lugar al que la policía británica no puede acceder. Hace unos días el gobierno de Correa le concedió el asilo político, pero, ¿existe alguna estrategia para que pueda escapar de la embajada y llegar a Ecuador?

Abróchense los cinturones porque lo que viene a continuación es digno de la mejor película de espías.

 1.- Viajar hasta Suiza por el Eurotúnel

El artículo 22.3 de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas estipula que «los medios de transporte de una misión diplomática no pueden ser inspeccionados».

Assange podría viajar en un coche oficial hasta Francia por el Eurotúnel. En Francia, el vehículo seguiría siendo inmune y podría cruzar la frontera hasta Suiza. El país transalpino no es miembro de la UE y no tiene tratado de extradición con los EEUU.

El problema es que, para subirse al coche, Assange tendría que pisar en algún momento territorio británico. La embajada de Ecuador en Londres sólo ocupa un piso del edificio. En cuanto Assange bajase al portal, podría ser detenido.

 2.- Esconderse dentro de una valija diplomática.

Esta opción puede parecer ridícula, pero tiene un precedente histórico en el Reino Unido.

El artículo 27 de la Convención de Viena dice que «una valija diplomática no puede ser abierta ni retenida». En el mismo artículo también se especifica que la valija sólo puede contener «documentos o artículos destinados a un uso oficial». No hay ningún límite legal para el tamaño del paquete.

El resquicio legal es evidente: una persona no puede esconderse dentro de una valija diplomática, pero si la valija no puede ser abierta, ¿quién puede demostrar que hay alguien dentro?

En 1980 el gobierno nigeriano trató de repatriar a Umaru Dikko, un disidente que había huído a Londres. Dikko fue secuestrado en la capital británica con la ayuda del Mossad e introducido en una valija diplomática. Pero los nigerianos se equivocaron con los documentos legales que deben acompañar a cualquier valija diplomática y el gobierno británico pudo liberar al rehén.

El problema para Assange es que, probablemente, ninguna compañía aérea aceptaría transportar una valija sospechosa. Ecuador podría enviar un avión privado, pero el gobierno británico tiene derecho a negarle el permiso de aterrizaje. En el caso de Dikko, el gobierno nigeriano había obtenido los permisos de aterrizaje y despegue porque los británicos no sospechaban de la operación.

 3.- El gobierno de Ecuador nombra a Assange como «empleado de la embajada»

La Convención de Viena reconoce la figura del «correo diplomático», una persona cuya misión es transportar documentos oficiales. El «correo diplomático» puede ser nombrado ad-hoc y es inmune al arresto mientras desarrolla su trabajo.

Esta estrategia parece más viable que las anteriores, pero algunos expertos legales consideran que el gobierno británico podía contraatacar nombrándole inmediatamente persona non grata.

4.- El gobierno de Ecuador nombra a Assange como representante ante Naciones Unidas.

Según el artículo 25 de las Reglas de Procedimiento de la Asamblea General de la ONU, el gobierno de Ecuador podría nombrar a Assange como uno de sus representantes.

En tal caso, el Comité de Credenciales de la ONU tendría que elaborar un informe sobre el nombramiento de Assange que debería ser ratificado por la Asamblea General. Pero hasta la votación, Assange tendría status de «representante provisional», gozando de los mismos derechos que todos los demás representantes de la ONU.

Según la Convención de Privilegios e Inmunidad de Naciones Unidas, Assange no podría ser detenido en sus viajes hacia las sedes la ONU. El fundador de Wikileaks podría viajar sin problemas desde Londres a Nueva York («para asistir a Naciones Unidas») y desde allí tomar un vuelo a Quito («regreso del representante a su país de origen»).