Una razón para el optimismo

Fotografía: científicos del CERN (AFP)

Después de investigar 7 años en el extranjero, volví a Madrid hace hoy 10 meses. Una de las sorpresas más hermosas del regreso fue descubrir el talento de muchos alumnos de la facultad en la que enseño. De hecho, la doble titulación en física y matemáticas es ahora la carrera con la nota de corte más alta en toda la universidad.

Habrá ni-nis y habrá vagos, pero también hay muchos jóvenes comprometidos y trabajadores. Tengo la suerte de encontrármelos cada día.

He dedicado muchas entradas de este blog a denunciar el lamentable estado de la ciencia en nuestro país y el desprecio de los dirigentes políticos hacia los investigadores. Por una vez, quiero ofreceros un motivo para el optimismo.

Ayer se presentaron los resultados de la «Encuesta de Percepción Social sobre la Ciencia». Este estudio concluye que el interés por la ciencia se ha disparado entre los jóvenes y que los dos grupos profesionales mejor valorados por la población son médicos y científicos.

Sé que muchos de los lectores de este blog sois, precisamente, esos chicos y chicas que sueñan con dedicar su vida profesional a la investigación. A veces, tengo miedo de que lo que escribo os desanime a perseguir ese anhelo.

No puedo engañaros: lo vais a tener muy difícil en este país. Pero aquí o en el extranjero, no permitáis que nadie apague vuestra pasión.

Desde este rincón de internet seguiremos luchando para que la ciencia ocupe un lugar más relevante en la discusión política. Hoy, permitidme daros las gracias y recordaros que vosotros sois (quizás la única) razón para mi optimismo.