Carta de un investigador a José Ignacio Wert, bufón y ministro de Educación (en sus ratos libres)

Querido José Ignacio,

Cada día lo tengo más claro: el actual gobierno es sólo una gran performance artística dirigida en la sombra por cómicos españoles. Uno de estos viernes, en la rueda de prensa del Consejo de Ministros, aparecerán Arévalo, Chiquito de la Calzada y José Luis Moreno. En lugar de Soraya, el pájaro Rockefeller lo explicará todo: “las medidas del gobierno durante los últimos meses eran sólo una broma. Pero os lo habéis creído todo, ¿eh? ¡Toooooma Moreno!”

Lo siento, José Ignacio, pero a mí no me engañáis. Os he pillado y te lo voy a demostrar.

España atraviesa la peor crisis económica en décadas. Tenemos el nivel de desempleo juvenil más alto en el mundo desarrollado y nuestra tasa de abandono escolar dobla la media europea. ¿Y qué se os ocurre para arreglar la situación? Arrasar la educación pública, ¡toma ya!

Los Presupuestos Generales de 2012 recortan en un 21% el gasto en educación. Además, el pasado viernes, el gobierno aprobó un decreto que obliga a las comunidades autónomas a reducir otros 3.000 millones en sus inversiones educativas. Para ponerlo en contexto: Bankia ha recibido 12.000 millones en inyecciones directas del Estado.

Y mi chiste favorito: en el Programa de Estabilidad presentado hace unas semanas, el Gobierno propone que la inversión pública en educación pase del 4,9% al 3,9% del PIB entre 2010 y 2015.

Venga, chavales, que no me lo creo. ¿Qué va a ser lo siguiente que vais a inventaros? ¿Que, en el peor momento del país, el Jefe del Estado se vaya en secreto a cazar elefantes a África? Eso no se lo creería nadie.

En este circo, a ti te han asignado el papel de payaso. Ante las estadísticas que muestran un radical aumento de licenciados españoles trabajando en el extranjero, respondiste:

“Las estadísticas a veces están muy mal planteadas y no tienen ninguna relación con la realidad […] no se han ido, sino que es gente que ha adquirido la nacionalidad española gracias a la legislación que permite adquirirla a nietos de españoles o de exiliados y que son gente que ha adquirido una educación superior en su país y que de repente aparecen como un incremento de población española pero que siempre han vivido en ese país”. (Entrevista en Radio Nacional, 23/Febrero/2012).

Y cuando te preguntaron por el impacto que tendrá el aumento de alumnos por aula,

“Además de aprender, los niños en la escuela socializan, se comunican con otros niños, tienen experiencias formativas distintas que son muy difíciles si el número es muy escaso”. (Entrevista en Onda Cero, 17/Abril/2012).

Os he pillado, José. Pero prometo guardar el secreto si convences a Rajoy de que me nombre ministro de Economía. ¿A quién va a elegir si no? ¿A un ex-banquero de Lehman Brothers?

Un abrazo, bribón.

Alberto Sicilia.