Magia y mentiras en los Presupuestos para investigación

Cristobal Montoro, Prestidigitador I de España (Fotografía EFE).

Dice el código de los magos que nunca debe explicarse un truco. Esta regla admite sin embargo una excepción: puedes desvelar un truco siempre y cuando propongas algo que lo mejore.

En ese espíritu constructivo, hoy vamos a explicar y sugerir la ampliación de una genial artimaña de nuestro querido ministro de Hacienda. El truco lleva por título “El-Montoro-del-Almendruco” y consiste en recortar los fondos de investigación sin parecer que lo haces. 

Antes de nada, tengo que poneros en antecedentes. Desde el año 2010 (con gobierno socialista) la ciencia española ha sufrido profundos recortes. A pesar de las innumerables declaraciones de nuestros políticos sobre la necesidad de cambiar el modelo productivo y pasar del “ladrillo al conocimiento”, la disminución de los fondos para I+D alcanza ya el 37%.

Por eso, el Proyecto de Presupuestos para 2013 presentado hace unos días por el Gobierno resultó una gran sorpresa. La partida dedicada a la investigación civil apenas se recortaba: de 5.633 para 2012 pasaba a 5.562 millones para 2013. Una disminución mínima si la comparamos con otras áreas de los Presupuestos.

¿Por fin los gobernantes apostaban por la ciencia?

Eso parecía, pero nadie contaba con la astucia del Ministro prestidigitador.

Los fondos para la investigación siempre se han presupuestado en dos grandes capítulos: “subvenciones” y “créditos”. Las subvenciones consisten en ayudas directas, mientras que los créditos se extienden a organismos públicos o empresas que disponen de fuentes de ingresos para devolverlos en el futuro.

Existe otra importante diferencia práctica entre subvenciones y créditos: mientras las primeras se ejecutan casi en su totalidad, gran parte del dinero presupuestado para créditos nunca se gasta y se devuelve al Tesoro.

¿Adivináis el “Montoro-del-Almendruco” que se esconde en los Presupuestos de 2013? Aumenta la partida de créditos (que el Ministro sabe que no se gastará) y reduce las subvenciones. Como señalan nuestros compañeros de Materia, el recorte en subvenciones es mayor que todo el programa que financia la investigación básica en nuestro país.

A cambio de desvelar el truco, tenemos que proponer algo que lo mejore. Nuestra sugerencia a Montoro para los Presupuestos de 2014 es que incluyan una partida de 100 mil millones de trillones de euros para la nueva Agencia Espacial de Albacete (AEdA). El objetivo de la AEdA será poner un manchego en cada planeta del Universo antes de la medianoche del 31 de Diciembre de 2014.

¿Y si resulta que los límites de la velocidad de viaje impuestos por la Relatividad hacen imposible la tarea? Pues no nos gastamos el dinero, pero por presupuestarlo que no quede. Menudas risas íbamos a echarnos hasta que el Pentágono descubriese cómo funciona un “Montoro-del-Almendruco”.


Misa de funeral por la muerte de la Ciencia en España

Queridos hermanos,

Estamos aquí reunidos para celebrar con alegría la muerte de la investigación científica en España.

Lectura del Santo Evangelio según San Tiago Ramón y Cajal,

En aquel tiempo, dijo Newton a sus discípulos: “Cuando venga en su gloria Mariano Rajoy, el Hijo de Jose Mari y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria y recortará 700 millones del presupuesto de I+D. Después dirá: venid a mí, benditos de la Conferencia Episcopal. Igual que con los socialistas, vosotros recibiréis 130 millones de asignación tributaria, 500 millones para profesores de religión, 3.200 millones para el concierto educativo, 750 millones en exenciones de impuestos y 200 millones más para el sostenimiento del patrimonio artístico. Porque cuando tuve hambre, vosotros me disteis unos chuchesssh. Y entonces mirará hacia los científicos y dirá: apartaos de mí, malditosssh, id al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Y los científicos irán al castigo perpetuo, y los justos a la vida eterna.”

Palabra de Mariano. Te adoramos, óyenos.

Hermanos, oremos porque la ciencia y la investigación no vuelvan jamás a contaminar nuestro país,

Dichosos los pobres en formación científica,
porque de ellos será el Congreso de los Diputados.
Dichosos los que no saben ni sumar con decimales,
porque para ellos serán las portadas del Marca.
Dichosos quienes no distinguen astronomía de astrología,
porque de ellos serán la radio y la televisión.

Oh Mariano, sólo tú conoces el mal que se esconde en el corazón de nuestros becarios doctorales. Recibe nuestras súplicas y concede a nuestros investigadores un trabajo precario y una vida miserable.

Por Mariano, que vive y gobierna en el Palacio de la Moncla, Amén.

Podéis ir en paz.

Padre Marsupia (que necesitaba redimirse por la seriedad de ayer).