Miles de griegos salen a la calle… y corean a su Ministro de Finanzas

Alberto Sicilia / ATENAS

La Plaza Syntagma contra la austeridad. (Fotografíia propia)

La Plaza Syntagma contra la austeridad. (Fotografía propia)

«¿Ha existido alguna vez una manifestación en la que la gente corée el nombre de un Ministro de Finanzas? ¡Esto debe ser un estreno mundial!» pregunta socarrona Xenia, una mujer de 53 años que durante minutos ha gritado, junto a miles de manifestantes, el ya omnipresente en Atenas «Yanis Varufakis, Yanis Varoufakis, Yanis Varoufakis».

«Mire, téngalo usted muy claro: yo no voté a Syriza. No soy de izquierdas. Pero el viernes pasado vi a un Ministro que se atrevió a decirle a la Troika lo que la mayoría de griegos pensamos: estamos hartos de ustedes».

«Pensé que Syriza haría lo que todos los gobiernos: arrodillarse ante los alemanes en cuanto llegasen al gobierno. No lo ha hecho. Y mientras sigan así, tendrán todo mi apoyo».

Entre los manifestantes más jóvenes, muchos de los cuales participaron en las concentraciones de hace 3 años, lo que más se comentaba era la ausencia de policía: «Que la plaza Syntagma esté llena y no estemos rodeados de antidisturbios y gas…. No sé, como que no estoy seguro de que esto no sea un sueño», comenta entre risas Dimitrios.

«Ahora mismo estamos en una zona prohibida para el pueblo hasta hace una semana». Dimitros se refiere al costado de la plaza que da acceso al Parlamento. Durante el último gobierno de Samaras estuvo rodeado de vallas para que los manifestantes no accediesen. Retirarlas fue uno de los primeros gestos de Tsipras tras ganar las elecciones.

Evangelos, uno de los amigos de Dimitros, añade: «Tú eres español, tienes que decirles a los españoles que necesitamos su apoyo. En Alemania deben saber que los pueblos del sur estamos unidos».

Risas, optimismo y orgullo nacional eran los aromas que se respiraban esta tarde en la Plaza Syntagma. Varoufakis y Tsipras han aumentado sin duda su apoyo popular tras los gestos de la primera semana de gobierno. Pero esta euforia también podría volverse en su contra si no cumplen con lo prometido.

En los últimos días se ha hablado mucho de Alemania y el BCE. Pero hay otro actor fundamental en las negociaciones: una gran parte del pueblo griego que ahora cree en su gobierno.

NOTA: Iré colocando todos los post sobre Grecia en este enlace.