Descubren una estrella que gira alrededor de un agujero negro cada media hora

Crédito de la imagen: NASA

Un equipo de astrónomos ha descubierto una estrella [47 Tuc X9] que gira cada media hora alrededor de un agujero negro.

Eso significa que la estrella viaja al 1% de la velocidad de la luz (!)

¿“Un año” en esa estrella dura 30 minutos?

Exacto.

Ponme un ejemplo para que pueda compararlo

La estrella está a la misma distancia del agujero negro que la Tierra de la Luna. La Luna tarda 28 días en girar alrededor de la Tierra. La estrella lo hace en 30 minutos alrededor del agujero negro.

Es como si la Luna se moviese por nuestro cielo 1.000 veces más rápido de lo normal.

¿Y cómo puede ser que el agujero negro no se haya comido ya a la estrella?

Porque la estrella es una enana blanca: un objeto tan denso que su campo gravitatorio puede aguantar durante mucho tiempo “el tirón” del agujero negro.

¿Y alguna vez se habían visto estrellas tan cerca de un agujero negro?

Sí. Pero nunca habíamos descubierto ninguna que viajase tan rápido. La más rápida conocida hasta ahora [MAXI J1659-152] tarda más de 2 horas en orbitar alrededor de su agujero negro.

¿Y por qué es tan importante este descubrimiento?

Porque muestra cómo se comportan dos objetos estelares moribundos. La estrella enana blanca es “el cadaver” de una estrella del tamaño del Sol que agotó su combustible nuclear. El agujero negro es “el cadaver” de una estrella supermasiva que estalló en una supernova y dejó una singularidad en el espacio tiempo.

¿Pero al final el agujero negro se tragará a la estrella?

Al final el agujero negro se la acabará comiendo, sí. Pero tardará millones de años en hacerlo. Mientras tanto la estrella seguirá girando a su alrededor a velocidades inimaginables.

Podéis encontrar más detalles de la investigación en esta publicación científica donde se anuncia el descubrimiento.

Sencillamente, maravilloso.

Zapatero, Rajoy, Relatividad y Mecánica Cuántica

En las primeras décadas del siglo XX, una generación de físicos transformó nuestra concepción del universo con el descubrimiento de la relatividad y la mecánica cuántica.

En los albores del siglo XXI, Jose Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, dos portentos intelectuales y presidentes del gobierno de España, revolucionaron la historia política de Occidente. Los paradigmas teóricos introducidos por Zapatero y Rajoy fueron bautizados como “política relativista” y “política cuántica” debido a las insólitas semejanzas con sus análogos físicos.

La relatividad de Einstein reposa sobre una constante fundamental: la velocidad de la luz, “c”. Ningún objeto en el universo puede viajar más rápido que la luz. La relatividad de Zapatero introduce una nueva velocidad absoluta, representada por dos letras mayúsculas, “ZP”. Ninguna forma de gobierno en todo el universo puede destruir más empleos por segundo que ZP.

La dilatación del espacio-tiempo corresponde a la dilatación del déficit en la teoría de Zapatero. Un presidente que viaja a la velocidad mental ZP puede asegurar, antes de marcharse, que el deficit de 2011 era de un 6%. En cualquier otro sistema de referencia, ese déficit mide un 8.5%.

Zapatero inventó también la célebre relación de equivalencia E = m (ZP)2, donde “E” es la tasa de desEmpleo y “m” la masa de Angela Merkel. El paro debe medirse, por lo tanto, en “kilogramos de desempleado/segundo”. Rogamos al Instituto Nacional de Estadística que rectifique y utilice estas unidades en sus próximos estudios sobre el mercado laboral español.

Einstein nos enseñó que la percepción del espacio y el tiempo depende del estado de movimiento del observador. Con Zapatero aprendimos que la percepción de la realidad depende del ingenio del gobernante. Sólo un Zapatero atravesando el espacio-tiempo hacia la peor depresión económica en 80 años, puede declarar: “en la próxima legislatura lograremos el pleno empleo” (julio de 2007), “la crisis de EEUU no afectará a España en absoluto” (septiembre de 2007), “la crisis es una falacia, puro catastrofismo” (enero de 2008), “España no está en crisis porque tiene sólidos fundamentos” (febrero de 2008) y “es probable que lo peor de la crisis económica haya pasado ya” (abril de 2009).

Mariano Rajoy generalizó la mecánica cuántica hasta convertirla en un arte de gobierno. Como explicó Louis de Broglie, todo cuerpo en el universo puede comportarse como onda y como partícula (tambien llamada “cuantum”). Por ejemplo, el fotón es el cuantum asociado a la radiación electromagnética. Rajoy demostró que un presidente también tiene su propio cuantum: en su caso, el “cuantum-recortum”.

El sueño de cualquier físico consiste en descubrir la teoría que engloba a la mecánica cuántica y a la fuerza gravitatoria. La hipótesis mejor posicionada para lograr la unificación era conocida como “teoría de cuerdas”. Rajoy fue más allá, desarrollando la “teoría de sogas”, que logra asfixiar la inversión en ciencia y la ayuda al tercer mundo en un mismo decreto-ley.

Rajoy también superó el “principio de incertidumbre de Heisenberg” con el “principio de certidumbre de Mariano”. Un gobierno presidido por Rajoy contiene la certidumbre de incumplir todos sus compromisos electorales. En apenas cuatro meses, Mariano Rajoy ha violado sus tres grandes promesas: “no subiré los impuestos”, “no abarataré el despido laboral” y “no tocaré ni la educación ni la sanidad”.

Mi formación como físico teórico me impulsa a sugerir a mis colegas del CERN el siguiente experimento: introduzcamos a Zapatero y Rajoy en el Gran Acelerador de Hadrones (que sería rebautizado como “Gran Acelerador de Ladrones”) y lanzémoslos uno contra otro. Mis cálculos predicen que la colisión creará un agujero negro de estupidez tan intenso que engullirá el universo.

Ojalá las civilizaciones que surjan de futuros Big Bangs demuestren más sensatez eligiendo a sus líderes.