Exijo la lapidación de Javier Krahe por blasfemia

Hoy comienza el juicio contra el cantautor Javier Krahe por “escarnio de las creencias religiosas”.

El Centro Jurídico Tomás Moro lleva a los tribunales a Krahe y a Montserrat Fernández, productora del programa “Lo + Plus”, por un cortometraje que explica la “receta para cocinar un Cristo”:

“Calcúlese un Cristo ya macilento para cada dos personas. Se le extraen las alcayatas y se le separa de la cruz, que dejaremos aparte. Los estigmas pueden mecharse con tocino. Se desencostra con agua tibia y se seca cuidadosamente. En una fuente de horno, y sobre lecho de cebolla, colocaremos al Cristo al que untaremos con abundante mantequilla. Una vez salpimentado, pueden añadírsele especias y finas hierbas al gusto. Se deja al horno moderado durante tres días, al cabo de los cuales sale completamente solo.”

http://www.youtube.com/watch?v=Ud3nKbJv86U

El artículo 525 de nuestro Código Penal castiga con pena de ocho a doce meses a quienes “hagan públicamente escarnio de dogmas, creencias, ritos o ceremonias de una confesión religiosa”. Hace unos meses, un juzgado de Colmenar Viejo impuso una fianza de 192.000 euros a Krahe y de 144.000 a Monserrat Fernández

En mi opinión, este castigo es demasiado tibio. Si fuésemos un país como Dios manda, Krahe sería dilapidado en los instantes previos al comienzo de la próxima final de la Copa del Rey. Así nos ahorraríamos, además, la pitada contra el monarca.

Desde este blog también exhortamos al Tribunal Supremo para que dicte una orden de detención internacional contra Woody Allen. Todos esos chistes sobre la comunidad judía de Brooklyn no pueden quedar impunes. ¡Alabad a Yahveh, infieles! Tampoco nos olvidamos de los humoristas gráficos daneses que se atrevieron a dibujar a Mahoma. ¡Allahu Akbar!

Ahora en serio: lo más irónico de toda esta historia es que la organización que se ha querellado contra Krahe lleva el nombre de Tomás Moro, uno de los grandes humanistas del siglo XVI. Amigo íntimo de Erasmo de Rotterdam, abogado, poeta, traductor, teólogo y autor de “Utopía”, Moro soñó con una República en la que todos los ciudadanos gozasen de plena libertad religiosa. Y defender el concepto de “libertad religiosa” en la Europa del siglo XVI no era precisamente una postura demasiado confortable. Si Moro estuviese vivo, no duden de que hoy estaría sentado junto a Javier Krahe.

Obviamente, este post sólo podía terminar con una declaración de fe: mi religión es la sátira y Krahe es uno de sus profetas.

(canten conmigo)

[...]
Life’s a piece of shit
When you look at it
Life’s a laugh and death’s a joke, it’s true.
You’ll see it’s all a show
Keep ‘em laughing as you go
Just remember that the last laugh is on you.
[...]

Vladimir Putin y el primer polvo de las mozas rusas

[Nota: El título del post lo explica el video final, un lamentable anuncio electoral de Vladimir Putin.]

ÚLTIMA HORA

Fuentes confidenciales han filtrado a Principia Marsupia una noticia que conmociona la política rusa en vísperas de las elecciones presidenciales que se celebran este domingo.

Vladimir Putin, candidato del partido Rusia Unida, es un farsante a sueldo del Museo de Arte Contemporáneo de Nueva York. Putin, cuyo verdadero nombre es Samuel Epstein, es un artísta de performance que se disponía a completar una obra títulada “12 Años al Mando de una Potencia Atómica”.

Tras su probable victoria del domingo, Epstein pretendía concluir su creación correteando desnudo por la Plaza Roja de Moscú, donde depositaría un maletín nuclear junto al mausoleo de Lenin.

Según ha podido saber Principia Marsupia, Epstein nació hace 52 años en el seno de una familia judía de Brooklyn. Frustrado por el éxito internacional de Woody Allen, “el cuatro ojos depresivo del barrio”, Epstein se propuso crear la performance más revolucionaria del siglo XXI.

Haciéndose pasar por un fornido ex-agente de la KGB, Epstein se ganó la confianza del electorado ruso y fue presidente entre 2000 y 2008. Debido al límite constitucional a dos mandantos consecutivos, Epstein se conformó con el puesto de primer ministro de 2008 a 2012.

A esta hora, Principia Marsupia no puede confirmar la posible conexión en la trama del presidente norteamericano, B. Hussein Obama.

En declaraciones a este blog, su editor, Dr. Alberto Sicilia, se ha manifestado orgulloso por una exclusiva mundial que “demuestra el error de Wikileaks al no confiar a Principia Marsupia la publicación de los cables del Pentágono. Assange eligió, en su lugar, a periódicos de tan pésima calidad como The New York Times, The Guardian o El País.” El Dr. Sicilia también ha reiterado su determinación de mantener la confidencialidad de sus fuentes “a pesar de la intensa presión recibida desde la CIA, el MI5 y el Mossad”.

A continuación, les presentamos las pruebas que confirman la farsa perpetrada por Epstein. Todas ellas han sido publicadas en medios internacionales durante los últimos 12 años (podéis pinchar en los links para comprobar la información). Hasta hoy, nadie había comprendido la conexión entre ellas ni la profundidad de su significado.

Prueba 1: Putin caza un tigre (The Guardian)

Prueba 2: Putin pilota un Formula 1 (USA Today)

Prueba 3: Putin protagoniza el DVD “Aprende Judo con Vladimir Putin” (The Guardian)

Prueba 4: Putin bucea en el Mar Negro y descubre una antigua ánfora griega (New York Times)

Prueba 5: Putin dobla sartenes con las manos (NY Post)

Prueba 6: Putin pilota un avión y apaga un fuego forestal (Moscow Times)

Prueba 7: Putin pilota una Harley Davison y pasea con los Ángeles del Infierno de Novorossivsk (BBC)

Prueba 8: Putin nada en un lago de Siberia (The Guardian)

Prueba 9: Putin caza una ballena (Foreing Policy)

Prueba 10: Putin toca el piano en un acto solidario para los niños con cáncer (Russian International News Agency)

Prueba 11: Putin entra en un supermercado y humilla a su propietario por el excesivo precio de las salchichas (Telegraph)

Prueba 12: Putin caza un oso polar en el Ártico (National Post)

La prueba definitiva. El último anuncio de la campaña: Putin pide el voto de las mozas vírgenes. (The Guardian). 

Pitonisa: Veamos, preciosa, qué te depara el destino.
Muchacha: Espero que sea amor… es mi primera vez.
Pitonisa: Las cartas dirán la verdad… veo que será amor y sin infidelidades.
[Aparece el naipe de Putin].
Muchacha: ¡Es él!
Pitonisa: Serás feliz. Te protegerá como una roca.

Mensaje de Putin: Sólo para primerizas. Corazoncito.